Inicio > Movilizaciones > ¿Se imaginan un país occidental sin sindicatos?

¿Se imaginan un país occidental sin sindicatos?

Ya no es sólo Figar la que ataca sin piedad a los sindicatos sino que ahora es todo su partido.  Yo no me imagino un país occidental sin sindicatos aunque a veces hayan hecho un mal papel.  Dos artículos interesantes sobre este fenómeno:

http://www.20minutos.es/carta/1318866/0/ataque/sindicatos/reforma/

Ataque despiadado a los sindicatos

Después de la grandes manifestaciones del pasado domingo 19 de febrero todos los medios de la reacción han disparado con su artillería pesada a la línea de flotación de los sindicatosde izquierdas (CCOO, UGT, CNT y CGT). Muchos ciudadanos sabemos perfectamente que lo que les gustaría sería que los sindicatos desapareciesen o quedasen reducidos a la mínima expresión. Nunca les ha gustado la capacidad de las clases trabajadoras para organizarse, defender sus derechos laborales y luchar por conseguir una vida mejor.

Las campañas de desprestigio no han hecho nada más que empezar. Argumentan que el Estado tendría que retirar todo tipo de subvención a las organizaciones sindicales. No piden lo mismo con respecto a acabar con todo tipo de privilegios y exenciones a la Iglesia católica, o a acabar con las desgravaciones a tantas fundaciones que persiguen fines espurios. Vierten un veneno pestilente contra algunos de sus líderes, de los cuales no pueden presentar ningún hecho deshonroso ni degradante. Les acusan de ganar sueldos millonarios, ir a cruceros y darse opulentas mariscadas. No permiten, en ningún caso, que un sindicalista pueda hacer un viaje en crucero que cuesta 600 euros ó menos, ni les parece ético que alguna vez coman bien en un restaurante porque lo consideran un lujo que sólo ellos y sus familias pueden disfrutar.Vergonzoso.

http://networkedblogs.com/u8BOw

Brutal ofensiva contra los sindicatos

Lo sindicatos han sido una herramienta imprescindible en el avance de la derechos de los trabajadores.  Sin ellos, la defensa individual de cada trabajador, hubiera resultado estéril. Es cierto que necesitan una catarsis y una profunda reconversión. Pero sin ellos, la soledad de cada trabajador sería un bocado asequible para las ambiciones desatadas del capital. Por eso quieren destruir a nuestros sindicatos.

Estamos en una revolución conservadora que cuestiona que las becas sean para los más pobres; ahora se trata de financiar la excelencia aunque tenga dinero para ir a Harvard. La interrupción del embarazo deja de ser un derecho individual para pasar a ser un examen técnico. Y, naturalmente, los sindicatos son prescindibles y perversos.

Esta derecha maneja el marketing mucho mejor que el marido de Carme Chacón. Repiten consignas de modernización que nos introducen en el túnel del tiempo. España está asustada. Y, de momento, lo aguanta todo.

Lo cierto es que los sindicatos no solo son mejorables sino que necesitan una profunda regeneración. Estamos en la batalla de la modernidad y ellos, los sindicatos, huelen a naftalina. Estructura, proyectos, tecnología y cuadros renovados o la ola conservadora se los va a llevar por delante.

Tienen que defender a los parados y a los que buscan empleo. Tienen que ser maquinarias de poder para la negociación colectiva y convertirse en el contrapunto eficaz de las organizaciones patronales.

Ahora mismo los sindicatos están petrificados, sobrepasados por los acontecimientos. Y la derecha dura no perdona. Ataca para reducir las últimas defensas de una izquierda democrática. Demonizar a los sindicatos es un populismo irresponsable. ¿Pero quién dijo que existe una preocupación por la institucionalización de la democracia?

La izquierda ha caído en la trampa del desguace del estado de derecho. Si se les puede llamar fascistas a los magistrados del Tribunal Supremo, ¿por qué no se les puede llamar vagos, ladrones y aprovechados a los líderes sindicales?

Este modelo social se diluye como un azucarillo mientras el PSOE se despereza e Izquierda Unida busca su punto de equilibrio entre el Parlamento y la calle. Ahora, la ofensiva conservadora trata de declarar malditos y demonizar a los sindicatos. Y lo terrible es que está teniendo éxito.

 

 

 

 

 

Categorías:Movilizaciones
  1. marzo 13, 2012 en 12:52 pm

    Buenas entradas por un tema que andaba buscando, Gracias!

  1. No trackbacks yet.

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Seguir

Recibe cada nueva publicación en tu buzón de correo electrónico.

Únete a otros 330 seguidores

A %d blogueros les gusta esto: