Archivo

Archive for agosto 11, 2011

Comunicado de la CEIM contra las instrucciones de la Consejería de Educación de la Comunidad de Madrid

http://www.kaosenlared.net/noticia/comunicado-ceim-contra-instrucciones-consejeria-educacion-comunidad-ma

 

Comunicado de la CEIM contra las instrucciones de la Consejería de Educación de la Comunidad de Madrid
Comunicado de la CEIM de cara a las nuevas medidas tomadas por el gobierno autonómico para el próximo curso académico 2011/12.
Coordinadora de Estudiantes de Instituto de Madrid (CEIM) | Hoy a las 11:43 | 79 lecturas
www.kaosenlared.net/noticia/comunicado-ceim-contra-instrucciones-consejeria-educacion-comunidad-ma

La Coordinadora de Estudiantes de Institutos de Madrid (CEIM) manifiesta su más enérgica condena y rechazo a las instrucciones de cara al comienzo del curso académico 2011/12 impuestas por el gobierno de la Comunidad a los centros públicos docentes no universitarios. Del mismo modo exige la revocación y rectificación de dichas instrucciones, pues suponen un paso más en el proceso de desmantelamiento de la escuela pública a través del empeoramiento de las condiciones laborales de su personal docente y de la restricción del derecho de las y los estudiantes a una educación pública de calidad.

Las instrucciones, publicadas el día 4 de julio de 2011, tienen un marcado carácter de recorte social y de regresión en el derecho universal a la escuela pública, lastrando las condiciones sociolaborales y académicas de toda la comunidad educativa (personal docente, PAS, estudiantado, madres y padres).

Analizando los puntos del documento emitido por las autoridades educativas del gobierno comunitario, la CEIM señala como más alarmantes y preocupantes los siguientes:

  • Supresión de la hora de tutorías en el horario lectivo, lo que deja al estudiantado sin un espacio tan necesario para la participación en la organización democrática de la vida escolar y la comunicación con el profesorado.

  • Saturación al profesorado con dos horas más en su periodo lectivo, lo que prácticamente imposibilita la atención a madres y padres dentro de dicho periodo.

  • Eliminación, en consonancia con lo último, de un gran número de profesorado interino (más de 3000 según fuentes sindicales de enseñanza), suponiendo en la práctica un aumento de los ratios de alumnos por clase.

  • Capacitación a los centros públicos para la subcontratación de las horas de tutorías, quitadas a los docentes, con entidades privadas, entre ellas la fundación ¿¿??, ligada al Banco Santander de Emilio Botín. Esto significa subordinar el derecho universal a la educación a los intereses de las corporaciones privadas.

La Coordinadora de Institutos inscribe estos recortes en el seno del proceso neoliberal de privatización y degradación de la educación en nuestra comunidad, emprendido por el gobierno comunitario del PP que se ampara en la legislación estatal regulada por el PSOE. El establecimiento de la pública como red educativa de segunda se profundiza con estas instrucciones que afectan exclusivamente a los centros de titularidad pública, consolidándose la red privada-concertada.

La respuesta de madres, padres y profesorado no se ha hecho esperar. La mayoría de la comunidad educativa está indignada ante estas medidas, y su descontento se ha expresado ya en la realización de varias asambleas y encuentros en los que ha expresado que no está dispuesta a permitir que el gobierno neoliberal del PP continúe recortando derechos y destruyendo la escuela pública.

La CEIM considera que la movilización es necesaria desde el inicio del curso. Por ello no solamente manifiesta su total apoyo a las reivindicaciones expresados por el profesorado y las organizaciones de madres y padres, sino que llama a todo el conjunto del estudiantado de la enseñanza secundaria a la movilización, a que luche y se organice por su futuro.

LA LUCHA ES EL ÚNICO CAMINO

ESCUELA PÚBLICA, LAICA Y GRATUITA.

coordiestudiantesmadrid@gmail.com                                                            coorditutos.blogspot.com

Más información:

Otro testimonio de la enseñanza concertada

De los foros del sur otra profesora (piruleta) relata su experiencia en la enseñanza concertada:

 

Era tutora de un aula de tres años de Educación Especial, con 17 alumnos (la ratio se la pasaban por el forro). La clase contaba con 20m2 (y eso que según el RD 132 debe haber 2m2 por puesto escolar…) y sin ningún tipo de adaptación arquitectónica… Para que os hagáis una idea, mis alumnos, la mayoría con graves problemas de movilidad, tenían que bajar un piso para ir al patio, y ni llegaban al pasador de manos para agarrarse, y los tenía que bajar yo solita. Cuando fui a quejarme a dirección, su respuesta fue que no les bajara, que la hora del recreo no era tan primordial.
En dos años no tuve un solo claustro ni me reuní con ningún compañero, y eso que el equipo que trabajaba con los niños era multidisciplinar y debería haber un mínimo de coordinación y planificación. Nada. Por no tener, no teníamos ni hora de exclusiva. Era un completo caos.
La Cominudad de Madrid abonaba al centro la friolera de 1000euros al mes por cada niño, ¿y sabéis lo que nos pagaban a nosotros? 950. Con un niño, nos cubrían. El resto eran ganancias. Porque eso sí, nada de material. Ni se te ocurriera pedirlo. Es más, las perchas de mis alumnos estaban muy altas, no llegaban a colgar el abrigo, y tuve que ser yo de mi bolsillo la que pagara la banquetita. Sin palabras.
La inspectora vino una vez al centro. No pidió programaciones, ni se quejó de la falta de rescursos, ni del hacinamiento de los niños, ni de las barreras arquitectónicas, no… Sólo dijo que era poco saludable que todos bebieran de un mismo vaso (vaso que compré con mi dinero porque dirección tampoco tenía para eso…).
Un infierno que pagamos entre todos. Y la inspección mira para otro lado.

La enseñanza concertada vista por un profesor

De los foros del Sur, un compi (m’jartao) explica como funciona la concertada:

Mi expereiencia: tres años en la concertada.

– Ni una sola vez en mi terrorífica estancia en el centro vino un inspector a mi aula ( ni lo había hecho en 15 años según me informaron los compañeros).

– Los horarios jurados se firmaban sí o sí. El 30% del que yo firmaba era mentira, pero con mi Licenciatura y mi habilitación cubrían las horas que otros más merecedores (y sin la titulacióno incumpliendo la normativa vigente) hacían en mi nombre.

– Orientación: ¿Cómo? En un centro con 1200 alumnos ( desde infantil a Bachillerato, con 3 líneas en la ESO), no había NI UN SOLO ALUMNO CON ACNE. (tremendo).

– Comedor: a cuidar comedor, que los niños se lo coman todo y que no monten pollos.

– Recreo de la comida:
-clases de Trinity, PET, KET y FCE. Se pagaba por negro (3 horas a la seman por 70E al mes al profesor. 150 al alumno)
– vigilancia de patios
– reuniones de departamento

– Claustros: En Sábado siempre. Eran conferencias del equipo directivo. Jamás se dio la palabra a un docente, nunca se le preguntó nada y no se participaba. Ni siquiera había ruegos y preguntas.

– Jornada laboral: de 8:45 a 17:00.
– Horas lectivas:28
– El resto: a disposición del centro ( o sea, a sustituir todo el santo curso).

– Clases de Religión: a mi me obligaron a darlas. ¿Qué se hacía? Se compraban el libro de religión y luego se hacía cualquier otra cosa. Nada de exámenes, nada de evaluaciones, nada de programaciones. El horario “jurado” de religión lo firmaban tres profesores habilitados que luego daban Lengua en 4ESO y Bachillerato, o en Primaria.

– Tutorías:
– entrevistas con los padres mínimo 1 al trimestre. Con alumnos conflictivos te comías hasta 1 por semana, hasta que aburrías a la familia y se iban del centro. ¿Cuándo? Cuando al padre le venga bien, y eso incluye después de las 17:00 o antes de las 8:45.
– con los alumnos: en la clase de tutoría se “estudiaba”, se jugaba, se …
– Plan de Acción Tutorial: ¿Cómo?

– Programaciones: detalladas al Jefe de departamento. Cada 15 días programación de aula detallada con actividades al Jefe de estudios. En general, ninguna de ellas cumplía la normativa vigente (de hecho, para la oposición tuve que rehacer completamente la programación que yo usaba y que, animalito, creía que servía!!!).

– Formación: ¿Cómo? Algunos cursos por ACADE (gratuitos para el centro) eran de obligada asistencia, pero después del horario lectivo.

– Evaluaciones: por las tardes o en el horario de la comida. Que se alargaba, pues a jo.derse tropa, ya comerás luego.

– Sueldo: pues como el Bachillerato e infantil no eran concertados ya se ocupaban ellos de amañarte el tema para que una parte se rigiera por un convenio y otra por otro, con lo que palmabas seguro.

– Contrato. Yo tenía uno indefinido pero muchos de mis compañeros tenían contratos “fin de obra”, toma ya, o contratos en temporales y en verano a la calle. Otros incluso se les hacía el apaño de “tu no cobras el verano, pero no te doy de baja y así empiezas en Septiembre”.

– Vacaciones. 1 mes. El mes de Julio a dar cursitos de verano (de la disciplina que te tocara) y en horario de 9 a 14:00.

¿A qué mola? Pues la pública cada vez se paracerá más a este panorma. Y eso que el colegio era “laico”.

m’jartao

95.- Educación: es la hora de la lucha

 

 

 

 

 

 

 

95.- Educación: es la hora de la lucha.

95.- Educación: es la hora de la lucha

Llevamos muchos años viendo cómo se ataca la educación pública, en general, y particularmente, o al menos es el caso que vivo de cerca, en la Comunidad de Madrid. Y, vaya por delante, creo que deberíamos entonar el “mea culpa” colectivo antes de pasar a hacer otras valoraciones. Como colectivo docente, hemos sido demasiado tibios en la reacción a las agresiones. La mayoría del profesorado se escudaba en unas u otras cosas para no movilizarse, para no secundar las huelgas, para no llegar más lejos en las exigencias. La frase que podría definir la situación era: “mientras no me toque a mí…”. Algo que, por otro lado, nos deja en un lugar bastante difícil: ¿cómo educar en la conciencia ciudadana si nosotr@s mism@s preferíamos no perder el coste de un día de huelga aunque ello supusiera perder parte de la dignidad de nuestro trabajo? ¿cómo transmitir al alumnado la conciencia crítica de luchar por los derechos cuando nosotr@s no éramos capaces de hacerlo?

Participé como interino en todas las reivindicaciones que hicimos. Conseguimos muchas cosas, que a mí nunca me beneficiaron, pues al aplicarse yo ya había aprobado la plaza. Pero me sentía bien por haber podido conseguir unos derechos que otr@s iban a disfrutar. Comentaba con mis compañeros que me sentía feliz de haber aportado, si bien a muy pequeña escala, algo. Otr@s much@s, antes, durante el otro régimen, lo habían tenido mucho más difícil para luchar por lo que ahora tenemos, y no lo dudaron, pese a lo que suponía.

Lo que he ido viendo es que se ha ido perdiendo la idea de defensa de la educación pública como tal. Los interinos no participaban en las luchas porque parece que no iba con ellos y con ellas, y su precariedad económica en muchos casos suponía otro freno más. Los definitivos no participaban en las luchas para defender los intereses de los interinos porque “a mí no me afecta eso”. ¿Es esa la mejor lógica?

Escribía el 1 de marzo un artículo muy crítico con l@s interin@s de Madrid (http://impensando.wordpress.com/2011/03/01/24-convocatoria-de-oposiciones-de-primaria-en-madrid/). Ahora, es evidente que el nuevo recorte brutal de este año les afecta fundamentalmente. Y no quiero ahora volver a atacarles, sino a todo lo contrario, a plantear que tenemos que dar la lucha, que ha llegado la hora de decir basta, de plantearnos que lo que dejemos que se nos haga será una losa que no podremos levantar ya. Tenemos que ser capaces de defendernos en lo laboral, pero también en lo ideológico, en lo que supone el modelo de sociedad que queremos.

Nos queda un duro trabajo. Tenemos que convencer a los padres y madres, al alumnado, de que trabajamos por ellos, por sus derechos, por la educación del futuro. Tenemos que convencer al resto del profesorado de que no podemos tolerar más las agresiones a la escuela pública. Tenemos que convencer a la sociedad de que nuestras reivindicaciones no sólo son justas, sino absolutamente necesarias. Tenemos que quitarnos las “etiquetas” que nos encorsetan como vagos que no hacemos nada. Tenemos que luchar por la dignidad de esta profesión maravillosa.

Es la hora de unir fuerzas. Es la hora de luchar por lo público, por lo de todas y todos, por el futuro de una sociedad no terminada de vender a los mercados. Por la educación como tal, que no genere únicamente mano de obra sumisa para la explotación laboral, sino pensamiento crítico y conciencia de participación en la sociedad en la que se vive. Y para ello nos necesitamos todos.

En 1968, en México, el alumnado movilizado perdió un curso, pero se consiguió la educación gratuita. En Chile, la rebelión de los pingüinos tiene de nuevo su continuación en una lucha estudiantil que no solo es legítima, sino que además es justa y digna. ¿Tenemos que perder un curso, alumnos, padres, profesores? Y qué más da. Sólo podemos perder tiempo o dinero, según el caso. Pero eso no sirve para nada en comparación con la dignidad de nuestro trabajo.

En septiembre nos vemos en la lucha.

Categorías:Manifiestos

La privada denuncia a la concertada

http://www.financierodigital.es/espana/Guerra-colegios-concertados-Madrid_0_902309809.html

 

Guerra contra los colegios concertados de Madrid

Las cuotas voluntarias para actividades extraescolares o material, que los centros convierten en obligatorias, son el principal motivo de la denuncia de las familias de los alumnos

Sindicatos y oposición consideran que se trata de una estrategia de privatización encubierta de la enseñanza por parte de la Comunidad de Madrid

Padres de alumnos, sindicatos y colegios privados están en guerra contra el modelo educativo de la Comunidad de Madrid. El objetivo son los centros concertados. Las cuotas voluntarias que, sin embargo, obligan a pagar a sus alumnos por conceptos como las actividades extraescolares o los uniformes (aquí se llega a incluir bañadores o corbatas) son el principal motivo de queja. Mientras que sindicatos y oposición lo consideran “privatización encubierta” y acusan a la Consejería de Educación de hacer la vista gorda, las escuelas privadas solicitan que el Gobierno de Esperanza Aguirre potencie la educación pública ya que, en su opinión, el sistema actual fomenta la “competencia desleal” por parte de los colegios concertados.

Eduardo Sabina, responsable de Acción Social del sindicato FETE-UGT en Madrid, añade a Estrella Digital que también se trata de “competencia desleal para la pública”. Por ello, opina que se tendría que retirar el concierto a los centros que obliguen al pago de cuotas. La alternativa sería que la Administración asuma el gasto: “La aportación debe ser suficiente para que cubra todo”, afirma.

La diputada regional Eulalia Vaquero, portavoz de Educación de IU, ha denunciado en la Asamblea madrileña que las cuotas obligatorias están “expresamente prohibidas por ley”. Aun así, según ella, el 90% de los colegios obligan a pagarlas como requisito para matricular al alumno en el centro. Eduardo Sabina dice que las cantidades llegan a ser de unos 300 euros mensuales. Esto, además, sirve de filtro para que las familias de pocos recursos económicos opten por matricular a sus hijos en centros públicos, lo que supone “segregación económica”, según Sabina. Como estas familias son en su mayoría inmigrantes o de etnia gitana, esta práctica acaba derivando en un modo de segregación racial.

Ante esta situación, en el sindicato lamentan que la consejera de Educación, Lucía Figar, “mire para otro lado y deje que los centros hagan lo que quieran”. Aun así, la Consejería ya ha pedido a un colegio concertado, el Trinity College de San Sebastián de los Reyes, que devuelva a las familias que lo reclamen 26 euros de cada mensualidad. Asimismo, solicita al centro que avise de que estos pagos —que incluyen conceptos como material escolar o salidas pedagógicas— son voluntarios.

Esta medida no ha satisfecho ni a los padres ni a la oposición, que reclaman castigos más severos. Por ejemplo, como en Andalucía o Murcia, donde se han impuesto multas millonarias en casos similares. Así, José Luis Pazos, presidente de la Federación Regional de Asociaciones de Padres y Madres del Alumnado Francisco Giner de los Ríos, afirma a Estrella Digital que “no se plantean soluciones desde la Consejería de Educación, pues sus responsables políticos actuales ven con buenos ojos la existencia de las cuotas, aunque públicamente no puedan decirlo”. también

Por su parte, la Consejería ha ampliado en este ejercicio presupuestario las exenciones fiscales a las familias con alumnos  centros privados para compensar por el dinero que ahorran en educación al Estado. Esto ya estaba vigente para las familias con hijos en colegios concertados de la Comunidad de Madrid, que pueden desgravar los gastos de escolaridad en la declaración de IRPF y recibir ayudas para la compra de uniformes.

Oposición y sindicatos consideran que esta manera de actuar forma parte del proceso de privatización encubierta de la enseñanza en Madrid, donde, según los críticos con estas medidas, se acabará dejando la escuela pública para las familias sin recursos o para los alumnos con problemas. Como sucede en Estados Unidos.

José Luis Pazos va más allá al afirmar que “en realidad no es una actuación encubierta, pues el Gobierno Regional ha dejado claro en reiteradas ocasiones que su apuesta es por la enseñanza privada y por la privatización de la gestión de la enseñanza pública”. Y añade que “si su modelo se impone, la enseñanza pública será subsidiaria de la privada y se limitará a ser un servicio asistencial para la población más desfavorecida. En algunas zonas de la Comunidad de Madrid ya es prácticamente así”.

FETE-UGT ha alertado sobre este asunto en un informe: “Para el actual ejercicio del 2011 la deducción llegará hasta el 15% en los gastos de escolaridad, un incremento del límite de la deducción hasta 900 euros por hijo y un límite de renta per cápita familiar de 30.000 euros; es decir, una unidad familiar de cuatro miembros que tuviera unos ingresos de 120.000 euros al año”. Los límites hasta ahora eran del 10% en gastos de escolaridad, hasta 500 euros por alumno, y la renta per cápita familiar, de 10.000 euros anuales como máximo. Esta situación es más grave en Educación Infantil. En el curso 2008-2009, según denuncia el sindicato, el Gobierno de Esperanza Aguirre ya incrementó las cuotas “en un 60,2% para las familias con las rentas más bajas y las redujo en un 58,1% para las más altas”.

La oposición también ha protestado por esta situación. Mercedes Díaz Massó, diputada regional por el PSOE, denunció en la Asamblea de Madrid que estas deducciones suponen un “regalo fiscal que beneficia a las rentas más altas”, ya que aportarán 900 euros por hijo a familias con ingresos “de hasta 30.000 euros por miembro de la unidad familiar”. En respuesta, Antonio Beteta, consejero de Economía y Hacienda, acusó a los socialistas de dar por sentado que exista “una parte de la ciudadanía que paga impuestos y que no tiene derecho a que la Administración le compense por parte de esos impuestos”.

Díaz Massó alertó de que, con esta medida, la Comunidad de Madrid “va a dejar de ingresar en torno a 90 millones de euros, con los que podrían construirse las escuelas infantiles que hacen falta en la región”. FETE-UGT también reclama que se dediquen más recursos a la educación pública. En este sentido, denuncian que las ayudas para material escolar y libros de texto “alcanzan a menos del 30% de la población escolar no universitaria, además de que no cubren ni el 50% del gasto medio de una familia”. Y recuerdan que en otras Comunidades Autónomas se financia el total de este gasto. De igual forma, señalan que los fondos para transporte, rutas y alumnos transportados se han reducido en un 10%.

Otro motivo de queja es la enseñanza de idiomas. Según FETE-UGT, se ha congelado el número de profesores, que es insuficiente para una enseñanza de calidad, y no se ha desarrollado la red de Escuelas Oficiales de Idiomas, “cuyo costo para el alumnado es de solo unos 100 euros al año”. La solución del Gobierno de Aguirre es que las familias puedan desgravar el gasto de realizar estos estudios fuera del horario escolar. Para el sindicato, se trata de una estrategia cuyo objetivo es fomentar “el desarrollo de las academias privadas y la prestación del servicio en los propios centros privados”, que así podrían aumentar sus cuotas mensuales.