Archivo

Archive for agosto 30, 2011

¿Todo este jaleo por dos horas más?

 

http://reacciondocente.blogspot.com/2011/08/todo-este-jaleo-por-dos-horas-mas.html

 

¿Todo este jaleo por dos horas más?

Publicado por Santi Ruiz
 
 
El pasado 4 de julio la Viceconsejería de Educación de la Comunidad de Madrid publicó las instrucciones para el curso 2011/2012, destinadas a los centros públicos no universitarios. Las novedades resultaron muy controvertidas desde el primer momento, pero hay una que ha dado lugar a varias malinterpretaciones: el aumento de horas lectivas en los horarios de los profesores. Esta medida afecta a los docentes de Educación Secundaria, Formación Profesional y Enseñanzas de Régimen Especial y ha sido muy comentada en diversos medios de comunicación, con muy distintos enfoques. Leyendo las palabras de la Consejera de Educación, Lucía Figar, quien casi dos meses después afirma que este aumento de horas irá acompañado de una subida “significativa” de sueldo, es difícil entender el motivo de las quejas de los profesores. ¿Pasar de 18 a 20 horas lectivas semanales, con un aumento salarial? ¿En tiempo de crisis? ¿Con la cantidad de trabajadores que están siendo despedidos, la tasa de paro juvenil, la necesidad de ahorro en el gasto público de todo el país?

Dada esta situación, parece necesario explicar qué consecuencias se derivan de este aumento de horas que puede resultar tan insignificante para cualquier lector que no se dedique a la docencia. En primer lugar, debemos mencionar que hasta hace dos años lo habitual era que un profesor impartiera 18 periodos lectivos, los que se refieren a la labor en el aula con los alumnos. La Orden que regula la organización y funcionamiento de los centros señala que estas horas pueden llegar a un máximo de 21 “excepcionalmente”. Es decir, que lo que hasta hace poco era una excepción se ha convertido en una norma. También conviene recordar que el horario de los profesores se completa con periodos complementarios (guardias, reuniones, atención a padres) y horas de libre disposición (preparación de clases, corrección, formación permanente), fuera del centro. Así, la jornada semanal llega a las 37’5 horas, similar a la de cualquier otro empleo.

Pero, ¿qué sucede si en lugar de 18 periodos lectivos hay que impartir 20?
Quizá la consecuencia más grave es que miles de profesores interinos dejan de ser contratados, la mayoría profesores de Educación Secundaria. Dicho así podemos interpretar la medida como positiva: la Comunidad deja de pagar un montón de sueldos superfluos y ahorra varios millones de euros. Pero hay otra lectura más completa. Uno de los logros de la escuela pública frente a la privada es la atención a la diversidad. Y para conseguir dicha atención es imprescindible que los centros dispongan de un amplio número de profesionales que puedan encargarse de los distintos niveles de aprendizaje a través de refuerzos y desdobles en matemáticas y lengua, clases de conversación en inglés, asignaturas optativas, compensatoria, guardias… Otra gran diferencia entre enseñanza pública y privada viene siendo la especialización del docente en la materia que imparte. Sin profesores interinos va a ser cada vez más frecuente encontrarse con asignaturas impartidas por no especialistas, es decir, que el profesor de Plástica imparta Educación Física, por ejemplo. Si a esto le sumamos el aumento del número de alumnos, es obvio que la labor de estos miles de trabajadores es absolutamente necesaria. Empleados que pasan a engrosar las listas de parados sin compensación alguna después de, en numerosos casos, haber trabajado para la Comunidad de Madrid durante varios años.
Pero… ¿y a los funcionarios? ¿Cómo les afecta un par de horas más de trabajo?
Un par de horas lectivas suele suponer un grupo más de alumnos, o lo que es lo mismo, unos treinta chicos y chicas más a los que atender. Una clase más que preparar, un montón más de cuadernos y exámenes para corregir… Todo ello comprimido en el mismo horario de trabajo. Eso significa una menor dedicación personal a cada alumno, ya que podemos adelantar que algunos profesores impartirán clase a un total de casi doscientos estudiantes. Mucho más trabajo después de los recortes sufridos durante el último año en el sueldo y las pagas extra.

¿Y a los alumnos? ¿Les repercute de alguna manera esta medida?

Si tenemos en cuenta que van a tener a menos profesores a su disposición y que éstos van a estar saturados de trabajo, parece claro que dos horas lectivas más van a conseguir mermar considerablemente la atención individualizada del alumnado, uno de los pilares de la LOE. Y va a ser muy difícil un correcto seguimiento por parte de sus tutores y  del equipo de orientación, escasearán las prácticas en el laboratorio, la oferta de asignaturas optativas…

Algo que parece tan simple como un pequeño aumento de las horas lectivas es en realidad un paso más en el deterioro paulatino de la Educación Pública. Educación que debería ser protegida por la Consejería, pero que finalmente tiene que ser defendida por el profesorado, que no pide trabajar dos horas menos, sino trabajar en unas condiciones mucho más favorables.

Carta (comentada) de nuestra Presidenta

Nando genial como siempre:

 

http://esodelaeso.blogspot.com/2011/08/por-si-los-salvajes-recortes-de-este.html?spref=tw

 

Carta (comentada) de nuestra Presidenta

 
Por si los salvajes recortes de este curso no fueran suficientes, nuestra Presidenta -Esperanza Aguirre- ha decidido incluir en nuestra nóminas una carta -sí, una fotocopia para cada uno de los 18000 profesores de Secundaria de la Comunidad- en la que, de forma demagógica, se nos explica por qué debemos hacer “un mayor esfuerzo” y actuar “con generosidad y sentido del deber”.

El texto, escrito en un tono paternalista que ataca nuestra inteligencia, obvia el verdadero sentido de nuestras demandas, aporta datos completamente erróneos (afirmando que, hasta la fecha, solo trabajábamos 18 horas semanales) y contribuye, además, a deteriorar nuestra imagen ante la opinión pública, desinformando sobre la naturaleza de estos recortes y convirtiéndonos en un colectivo egoísta e insensible. Tras el despilfarro de 1’8 millones de € que la Comunidad llevó a cabo el curso anterior con su campaña “Apoyemos a nuestros profesores”, resulta aún más escandaloso este nuevo acto de desprestigio.

Como creo que la carta -que reproduce hoy El Mundo en su sección M2, a quienes personalmente agradezco que ayer fomentaran el tag #OpinoEducación, donde muchos expresamos y compartimos nuestra visión sobre este complejo asunto- no tiene desperdicio, les dejo aquí su contenido incluyendo con (entre corchetes y en cursiva) mi (subjetiva) exégesis. Seguro que ustedes, padres, profesores y alumnos, también tienen la suya… Y les invito a compartir su punto de vista -sea el que sea, que en eso consiste debatir- vía Twitter con el ya mencionado tag #OpinoEducación, así como en la sección de comentarios de este blog. Hagamos que se nos oiga y expliquémonos: es preciso y urgente.

“Queridos Profesores de Educación Secundaria de la Comunidad de Madrid:
[Queridos, aquí, debe de ser un eufemismo, supongo. Pero dejemos a un lado los matices semánticos…]

Dentro de pocos días comenzamos el curso académico 2011-2012 y creo que todos sabemos que vamos a hacerlo en medio de una de las situaciones económicas más difíciles por las que ha pasado España en las últimas décadas. [Se agradece que nos aclare el contexto socieconómico, porque -como profesionales de la enseñanza- seguro que ninguno estábamos al tanto de ello.] Todos, tanto los analistas de la economía como los responsables políticos [es decir, el sabio e inteligente papá Estado, ese al que los malísimos docentes no queremos oír] estamos de acuerdo en que para superar esta situación es indispensable que las Administraciones Públicas ahorren y reduzcan su nivel de gasto y endeudamiento [aquí se omite el divertido dato de los 90 millones de € que “regala” la Comunidad de Madrid en concepto de desgravaciones fiscales a quienes matriculen a sus hijos en la privada: ¿en ese apartado no sirve el concepto de “reducir nivel de endeudamiento”?]

Soy plenamente consciente de que, con las instrucciones para el nuevo Curso Académico, en las que se indica que todos los Profesores de Educación Secundaria tienen que completar su horario hast las veinte horas semanales, en lugar de las dieciocho actuales, [un pequeño gazapo: el horario actual no es de 18 horas semanales, sino de 37’5: y eso sin contar con todo el tiempo extra que dedicamos a preparar clases, corregir exámenes, elaborar materiales…, por no sumar las horas -no remuneradas y voluntaristas- que empleamos para desarrollar actividades extraescolares, como preparación de los alumnos para olimpíadas matemáticas, ortográficas o de biología; elaboración de revistas escolares; creación de grupos de teatro; organización de semanas culturales, visitas o salidas, etc.] se les está pidiendo un mayor esfuerzo [está visto que el haber asumido -y sufrido- la bajada de sueldo impuesta a todos los funcionarios -con la consiguiente pérdida de poder adquisitivo que ha supuesto- no se considera esfuerzo alguno] Pero pueden estar seguros de que ese esfuerzo no se les pediría si no fuera totalmente necesario, dada la situación crítica por la que atraviesa nuestro país. Basta con mirar alrededor o leer la prensa diaria [aquí, nuestra Presidenta vuelve a tratarnos como si fuéramos unos críos y asume que, básicamente, no lo hacemos] para comprobar cómo los comercios cierran, las empresas despiden, los jóvenes van a engrosar las listas del paro [listas que engrosarán aún más con los jóvenes no preparados que, por culpa de estos salvajes recortes, saldrán de nuestras aulas, de cuya elevadísima ratio no hace mención alguna] y cada día hay más familias con todos los miembros desempleados [de ahí que no se entienda que se apoye la educación privada y concertada en vez de la pública, única esperanza para esas familias de las que se habla y que se describen con un tono que, de puro melodramático, capacita a nuestra Presidenta para la futura creación de amenos y lacrimógenos folletines].

La medida que la Consejería de Educación ha adoptado va a suponer un ahorro de cerca de 80 millones de euros [¿se puede llamar ahorro a no invertir en educación o solo es un ejemplo de puro y duro cortoplacismo o, peor aún, de intento de desmantelamiento de la pública?], y va a permitirnos no aplicar recortes en otras partidas esenciales para mejorar la calidad de la enseñanza [¿cómo se va a mantener la calidad de la enseñanza si los actuales recortes suponen eliminar desdobles, eliminar laboratorios, eliminar refuerzos, eliminar grupos flexibles, eliminar plazas de FP y EOI, eliminar desdobles, eliminar orientadores, eliminar profesores de apoyo y Compensantoria…? ¿Qué partidas son, por tanto, las que se mantienen garantizando lo que están -literalmente- destrozando?] y mantener gastos en otros servicios importantes para los ciudadanos [supongo que -visto lo que está sucediendo con educación, sanidad, cuerpo de bomberos…-, aquí se refiere a servicios tan importantes como el sueldo de los asesores, o el uso de coches oficiales, o futuras campañas de apoyo al profesorado, o hasta a nuevas sesiones JMJ para regocijo y júbilo general, quién sabe] . Parte de ese ahorro también irá destinado a [de nuevo se juega al divide y vencerás con los miembros del claustro, táctica tan del gusto de nuestra Consejería] incrementar la retribución de los jefes de departamento, de los coordinadores TIC y de los profesores tutores [labor tutorial, por cierto, que han suprimido y, después -en una maniobra surrealista de puro incomprensible-, vuelto a reponer de modo errático e imposible: será una hora no lectiva que queda al libre arbitrio de los centros, favoreciendo el deterioro de la convivencia y el futuro fracaso escolar, sobre todo en las zonas más desfavorecidas] en todos los institutos madrileños

Por último, quiero expresarles mi absoluta convicción de que la manera más eficaz de combatir esta crisis económica y de prevenir las futuras es mejorar el nivel de de nuestra educación [de ahí que se cree un único centro “excelente” en todo Madrid y se abandone a su suerte a los demás, porque supongo que su fe es, digamos, limitada y no alcanza más que a cinco grupos de alumnos de toda la Comunidad que preside. El resto de nuestros chicos, o bien puede ir a la privada, o bien puede hacinarse en las aulas sobrecargadas -gracias a los actuales recortes- de la pública]. Y aquí, ustedes, los Profesores de Educación Secundaria, tienen un papel esencial. Sé que es difícil pedir que se entreguen aún más a su vocación de profesores en la misma carta en la que se les explica que van a tener que trabajar más [de nuevo, la Presidenta da en el clavo: el problema no es que hayan recortado entre 10 y 20 profesores por centro, ni que por culpa de ese recorte haya 5000 interinos que engrosarán este curso las listas de ese paro que tanto le preocupa, ni que los funcionarios que sí demos clase tengamos que impartir materias que no son las nuestras por falta de un número de docentes suficientes en los claustros, ni que la ratio de las aulas impida cualquier tipo de calidad educativa…, no el verdadero problema -y así se lo hace saber a la opinión pública- es que los profesores no queremos trabajar, así de fácil], pero las circunstancias del momento son especialmente graves y confío en que ustedes sepan entenderlas y responder con generosidad y sentido del deber [nada dice aquí de las familias, claro, pero espero que los padres de los alumnos abocados a recibir una formación deficiente y precaria a partir de este curso -por muchos malabares que hagamos los docentes, a quienes nos importa la educación mucho más de lo que su carta da a entender- tengan la misma generosidad para ver cómo la Comunidad destroza -con una alarmante falta de previsión de futuro- la formación de sus hijos, por cierto]

Ustedes, en las aulas, y nosotros, desde el Gobierno de la Comunidad de Madrid, compartimos una responsabilidad inmensa en la formación de nuestros jóvenes [sí, con la pequeña diferencia de que los primeros peleamos la batalla desde la pizarra -tiza y corazón en mano- y los segundos desde despachos oficiales en los que, como esta carta demuestra, ni siquiera se dignan a escucharnos ni a favorecer que la educación goce de un mínimo de -necesaria- dignidad]. Con el sentimiento de esa responsabilidad compartida, les envío a todos un fuerte abrazo. [Le devolvemos el abrazo, claro, pero con un sentimiento de profunda tristeza ante la sordera de quienes deberían saber oír. Ante el ataque contra uno de los pilares toda sociedad: la educación. Y su defensa, señora Presidenta, sí exige toda nuestra responsabilidad. Sin duda alguna.]”

Categorías:Manifiestos

Explicación del PP a los 3000 despidos

Esto no es un gobierno democrático sino una banda de neocons saltándose toda nuestra legislación y faltando al respeto alos profesores de secundaria y, además, siempre se olvidan de decir los señores del PP que SE DESPIDE A 3000 DOCENTES Y EL AÑO PASADO YA FUERON 2500

 

http://www.abc.es/agencias/noticia.asp?noticia=910071

Granados garantiza un reparto justo del aumento de sueldo a profesores de la ESO

Así lo ha declarado hoy Granados en un desayuno informativo donde ha señalado además que la Comunidad de Madrid tomará las medidas que “considere oportuno para garantizar la normalidad” en las aulas, si finalmente se lleva a cabo la huelga general con la que amenazan los sindicatos para el próximo día 14.

Una huelga que los sindicatos de enseñanza podrían convocar en la asamblea que celebrarán mañana miércoles para protestar por los “recortes” que, según dicen, pretende llevar a cabo el Gobierno regional en la enseñanza publica madrileña.

Según el “número dos” del PP madrileño, esa huelga tendría “escasísimo apoyo” de ser convocada, a la vez que ha advertido a los sindicatos de que “el objetivo del Gobierno regional no es crear más empleo público” para que ellos puedan “perpetuar privilegios” y para que haya “mas afiliados potenciales” con los poder hacer “mayor su poder”.

“El empleo público no es la solución de lo que ocurre en el país”, ha advertido Granados a los sindicatos que, en su opinión, “no se han dado cuenta de que la fiesta se ha acabado, que la música y la bebida se acabó a las 12 de la noche y quieren seguir bailando hasta las 6 de la mañana” ha indicado con ironía.

La obligación de la Comunidad es, según el secretario general del PP de Madrid, proporcionar una Educación publica de calidad y para ello ha dicho que se actúa dentro de la ley pidiendo a los profesores que “trabajen un poquito mas” a cambio de pagar “unos incentivos” a una parte de los docentes de Secundaria.

Ha asegurado que con esa medida “no va a empeorar la calidad de la Educación pública, sino todo lo contrario, ni se va a ver perjudicada la condición laboral de ningún profesor porque van a trabajar más, pero van a cobrar mas”.

Granados se ha mostrado “seguro de que la inmensa mayoría” de los padres que tienen hijos estudiando ESO en los institutos de la región apoyan esta medida destinada a ahorrar dinero publico.

En cuanto a la denominación de “señora de los recortes” que Tomás Gómez ha impuesto a la presidenta Esperanza Aguirre por su política educativa, Granados ha dicho que el portavoz del grupo regional socialista siempre “se caracteriza por su agudeza a la hora de adjetivar”. EFE

PRIVATIZACIONES AGUIRRE: Dejan de ingresar 90 millones para favorecer a la privada a cambio de un ahorro de 80 millones aumentando las horas al profesorado y no contrantando interinos

http://www.elpais.com/articulo/madrid/apoyo/Aguirre/escuela/privada/costara/90/millones/elpepiespmad/20101119elpmad_4/Tes

El apoyo de Aguirre a la escuela privada costará 90 millones

Los efectos de la Ley de Acompañamiento de los Presupuestos agitaron ayer la Asamblea de Madrid. El grupo socialista criticó algunas medidas incluidas en la ley escoba, como el incremento de la deducción por escolaridad que beneficia a los padres con hijos en colegios privados. “Es un regalo fiscal que beneficia a las rentas más altas. Usted le quita el dinero a los pobres para dárselo a los más ricos”, proclamó en la Asamblea de Madrid la diputada socialista, Mercedes Díaz Massó.

La Ley de Medidas Fiscales y Administrativas de 2011, conocida como ley escoba porque es la norma que utiliza la Comunidad de Madrid para realizar modificaciones legislativas de última hora, incluye un aumento en la deducción para los gastos asociados a la enseñanza obligatoria no gratuita. La norma impulsada por el PP de Esperanza Aguirre amplía los tramos de renta y la cuantía que recibirán los padres. Aguirre responde así a las peticiones de la patronal de los centros privados (Acade), que le reclamó más ayudas. La nueva ley triplica los 10.000 euros anuales de renta por cada miembro de la familia hasta 30.000 euros al año, lo que supone que una familia de tres miembros con ingresos de 90.000 euros anuales tendrá deducciones. Además, también se incrementan las ayudas anuales de 500 a 900 euros por cada hijo. “La Comunidad de Madrid dejará de ingresar cerca de 90 millones de euros”, aseguró la parlamentaria socialista que hizo el cálculo atendiendo a los datos de ingresos fiscales por IRPF que se obtuvieron cuando se implantó por primera vez la medida con una deducción menor.

El consejero de Hacienda, Antonio Beteta, no desmintió el cálculo del PSM y se acogió a su ideario liberal. “Todos los ciudadanos tienen derecho a recibir servicios”, señaló y propuso: “Lo ideal sería dar un cheque escolar a todos los ciudadanos para que puedan elegir”.

El debate se centró también en la eliminación de organismos regionales como el Consejo de la Juventud o el de la Mujer. “Acaba con casi todos los órganos de participación social a pesar de tener un coste cero”, aseguró Maru Menéndez, portavoz parlamentaria del PSM. Con la supresión del Consejo de la Juventud y de la Mujer, la Comunidad de Madrid se ahorra unos 500.000 euros. Sin embargo, el pasado septiembre la Comunidad adjudicó una campaña de publicidad para divulgar las actividades de la Dirección General de Juventud por 1.562.320 euros. Unos meses antes, Educación suscribió un contrato para difundir la campaña de apoyo al profesorado por 1.700.000 euros. Y la semana que viene adjudicará otra campaña de publicidad por 1,2 millones para Sanidad.

http://www.elpais.com/articulo/sociedad/Aguirre/pide/profesores/madrilenos/mayor/esfuerzo/situacion/critica/pais/elpepusoc/20110830elpepusoc_1/Tes

Aguirre pide a los profesores madrileños un “mayor esfuerzo” ante la situación “crítica” del país

Ayer lo hizo de viva voz la consejera madrileña de Educación, Lucía Figar. Hoy, es la propia presidenta de la Comunidad de Madrid, Esperanza Aguirre, la que hace pedagogía de una medida impopular: la ampliación en dos horas de la jornada laboral para los 18.000 profesores de Secundaria, Formación Profesional y Bachillerato, que va aparejada con la supresión de unos 3.000 puestos de interinos que, según cálculos de los sindicatos, estarán en la calle a partir de septiembre. La presidenta ha enviado una carta a los docentes en la que explica a los docentes de la región que, si les pide que hagan un “mayor esfuerzo”, recogido en las instrucciones que se han dado de cara al próximo curso, es porque es “necesario” dada la situación “crítica” del país.

Frente a los argumentos esgrimidos ayer por Figar, que prometió como contrapartida un incremento salarial “significativo”, cuyo importe no precisó, la presidenta ha apelado a valores como la “generosidad y sentido del deber” de los profesores para evitar que el curso se inicie con una huelga. La presidenta justifica la medida en la crisis y la necesidad de recortar el gasto, asegura que supondrá un ahorro de cerca de 80 millones de euros y que permitirá no tener que aplicar recortes en otras partidas. En su carta, en la que no se hace referencia al pago de estas horas extra, la dirigente madrileña asegura ser “plenamente consciente” de que con estas instrucciones, que han puesto en pie de guerra a sindicatos y comunidad educativa, suponen que todos los profesores de Secundaria tendrán que “completar su horario” para llegar a las 20 horas lectivas semanales, en lugar de las 18 actuales, y se les está pidiendo “un mayor esfuerzo”.

“Es indispensable que las administraciones públicas ahorren”

“Pero pueden estar seguros de que ese esfuerzo no se les pediría si no fuera totalmente necesario, dada la situación crítica por la que atraviesa nuestro país”, señala Aguirre, al tiempo que dice que “basta con mirar alrededor o leer la prensa diaria para comprobar cómo los comercios cierran, las empresas despiden, los jóvenes van a engrosar las listas del paro y cada día hay más familias con todos sus miembros desempleados”. Aguirre, quien destaca que este inicio de curso se hace en “medio de una de las situaciones económicas más difíciles por las que ha pasado España en las últimas décadas”, apunta que tanto los analistas como los responsables políticos están de acuerdo en que “para superar esta situación es indispensable que las administraciones públicas ahorren y reduzcan su nivel de gasto y de endeudamiento”.

Justifica la medida en el ahorro de cerca de 80 millones que va a suponer y que va a permitir a la Comunidad “no aplicar recortes en otras partidas esenciales para mejorar la calidad de la enseñanza y mantener gastos en otros servicios importantes para los ciudadanos”. Además, les asegura que “parte de ese ahorro también irá destinado a incrementar la retribución de los jefes de departamento, de los coordinadores TIC (responsables de Tecnologías de la Información y la Comunicación) y de los profesores tutores en todos los institutos madrileños”.

Para terminar, la presidenta madrileña les expresa su “absoluta convicción” de que la manera “más eficaz de combatir esta crisis económica y de prevenir las futuras es mejorar el nivel de nuestra educación” y que en esto, los profesores de Educación Secundaria “tienen un papel esencial”. “Sé que es difícil pedirles que se entreguen más aún a su vocación de profesores pero las circunstancias del momento son especialmente graves y confío en que ustedes sepan entenderlas y responder con generosidad y sentido del deber”, reconoce Aguirre. En este sentido, les indica que los profesores y el Gobierno regional comparten “la responsabilidad inmensa en la formación” de los jóvenes. “Con el sentimiento de esa responsabilidad compartida, les envío a todos un fuerte abrazo”, concluye la carta. Según han informado fuentes de Consejería, la carta, que lleva fecha de hoy, se ha enviado junto con la nómina de agosto a todos los profesores de instituto.

¿Convencerá Aguirre a los profesores? Mañana, los cuatro sindicatos que los representan celebran una asamblea para decidir sobre el calendario de actuaciones propuestas para contestar a lo que califican de “recortes educativos”, que incluye encierros, caceroladas y una huelga general en la enseñanza el próximo 14 de septiembre, coincidiendo con el inicio de curso en Secundaria.

En opinión de UGT, CC OO, ANPE y CSIF, los cuatro sindicatos de la mesa sectorial, la calidad de la enseñanza se va a resentir “y mucho”, informa Pilar Álvarez. Hasta ahora un profesor repartía sus 37,5 horas de jornada semanal, según estimaciones sindicales, en 18 horas lectivas, 10 horas complementarias -guardias, reuniones de departamento, organización del curso…- y el resto para corregir exámenes, preparar las clases o documentarse, entre otras tareas. Las horas de trabajo al cabo de la semana seguirán siendo las mismas. Sin embargo, “si el profesor tiene que estar más tiempo en el aula estará menos preparando esas clases”, explica Francisco Melcón, responsable de ANPE en Madrid, segundo en representatividad.

“Un profesor no solo está en el aula, también vigila a los estudiantes, se reúne con otros profesores para ver cómo avanza el curso, se forma para dar mejores lecciones. Eso es lo que se va a resentir”, augura Melcón. El cambio afecta también a la impartición de asignaturas en las que se divide la clase en dos grupos, según UGT. “En las prácticas de laboratorio o en algunas de FP se separa el grupo en dos para poder atender a los estudiantes de forma más individualizada y eso, a partir de ahora, será imposible”, explica el responsable del sindicato de Educación en Madrid, Eduardo Sabina, que también señala problemas en el programa estrella de la Comunidad de Madrid: el aprendizaje de inglés. “Las clases de conversación tampoco podrán dividirse en dos”.