Archivo

Archive for diciembre 4, 2011

Los mantras de Figar y el debate hurtado

 Después de cuatro meses de protestas (http://vallesycumbres.blogspot.com/2011/10/4-meses-de-marea-verde.html) parece que hemos avanzado poco, aunque algunos logros son más que evidentes como el acercar a la opinión pública madrileña el conflicto social y educativo y, también, trasladar la indignación  a otras comunidades autónomas.  Las manifestaciones, concentraciones y acciones de todo tipo han sido y son innumerables, multitudinarias y han venido acompañadas de nueve huelgas de profesores con un seguimiento mayoritario y, también, dos huelgas de estudiantes y el apoyo decidido de todos los sindicatos, la FAPA y la CEAPA.   En suma, se ha puesto de relieve que esto es un conflicto social y las reivindicaciones son más que justas: inversión en Educación de acuerdo al PIB de España, desdobles de apoyo, tutorías, profesores de guardia y bibliotecas, ratios profesor/alumnos razonables, educación de excelencia para todos, etc.

La Consejera de Educación y Empleo, Lucía Figar, por su parte no ha movido su posición inicial ni un solo milímetro.  Se ha limitado a desaparecer o mejor dicho, a limitar sus apariciones a medios como ABC, TeleMadrid y sobre todo Intereconomía, donde no ha hecho otra cosa que repetir sus mantras como si algún aspecto metafísico e inescrutable estuviera encerrado en ellos.  El más repetido ha sido el de las dieciocho horas, que no es otra cosa que llamar vagos a los docentes y, pese a no ser cierto como indica la ley orgánica LOE, es el que más ha calado.  Es su discurso fácil, que aderezado con el número mágico de los cinco millones de desempleados- realmente son 4.420.462 personas según EPA-, penetra en la opinión pública aún siendo absolutamente incierto.

En efecto, el mantra de las dieciocho horas se ha convertido en la bandera de Figar, pero también de Aguirre, Granados e incluso Botella, esta última con unas desafortunadas declaraciones donde comparaba el horario de docentes y administrativos del ayuntamiento (http://www.elpais.com/articulo/sociedad/Botella/funcionarios/Ayuntamiento/trabajan/profesores/elpepuesp/20110906elpepusoc_5/Tes).  No ha sido otra cosa que llamar vagos a los docentes, ningunearlos y vejarlos (http://www.lavanguardia.com/20110805/54196244659/la-viceconsejera-de-educacion-cree-que-trabajar-20-horas-semanales-no-es-para-organizar-ninguna-movi.html).  Incluso han mentido comparando las veinte horas de los docentes madrileños con las horas de los docentes andaluces, aunque el Consejero de Andalucía aclaró con cartel incluido que en Andalucía son dieciocho horas lectivas: https://profesorgeohistoria.wordpress.com/2011/10/03/lucia-figar-la-mentirosa-de-las-21-horas-andaluzas/

Jamás se han retractado de su mantra más querido, a pesar de que saben que viola toda la legislación educativa desdela LOE hasta el ROC y que ha sido desmentido una y otra vez y la ley orgánica estatal –LOE- establece el horario docente en 37’5 horas.

Con este proceder Figar y Aguirre lo único que han conseguido es hurtar a la ciudadanía el debate sobre un tema tan serio como la educación de sus hijos.  No han escuchado a los profes ni a los padres ni a nadie y, además, han criminalizado las camisetas verdes que sólo llevan un lema tan aséptico como apolítico que suscribiría cualquier persona ya sea conservador o socialdemócrata (http://www.abc.es/agencias/noticia.asp?noticia=951751).  Y es que a estas alturas ya a nadie se le debería escapar el giro reaccionario y neoliberal del PP madrileño que cuenta con mayoría absoluta sobre un 56% del electorado de Madrid.

Así, pues, la ciudadanía debería reclamar y preguntarse por el debate que nos han hurtado al menos en los siguientes términos:

–          ¿Por qué la denominación de recortes?  Realmente no lo son y deberíamos huir de la neolengua de la Consejería. Cuando se quita a la Escuela Pública 80 millones de euros para después darle 90 a la Privada/Concertada evidentemente no son recortes sino un traspaso de fondos públicos de la primera a las segundas y una estafa a la sociedad (http://estonoeseducacion.blogspot.com/2011/09/quienes-intervinieron-y-como-se-aprobo.html).

–          ¿Se imaginan al presidente de la Ford llamando vagos a los trabajadores de Almusafes y dando charlas en la fábrica de Opel en Figueruelas?  Pues eso es lo que hace Figar, pero es que además ha vejado a los docentes madrileños no sólo llamándoles vagos sino también acusándoles de atizar peregrinos (http://www.elpais.com/articulo/sociedad/Comunidad/cuestiona/legitimidad/protestas/profesores/elpepusoc/20110909elpepusoc_3/Tes), ser socialistas –algunos lo serán y otros no- o liberados sindicales, irresponsables o antisistema.

–          ¿Es normal que la Consejera sea una liberada política desde los 23 años y no haya conocido otro trabajo que no sea el PP?  ¿Es normal que la Consejera de Educación no sepa que Lengua y Literatura son la misma asignatura o que desconozca el horario docente?  ¿Es normal que la Consejera desconozca por completo la figura del profesor funcionario interino?  Así, luego nos encontramos vídeos en youtube donde la propia Figar explica sin rubor en un foro ultracatólico que se dedica a desviar fondos públicos a la Escuela Concertada y, en concreto –puntualiza Figar-, a los centros de Comunión y Liberación: https://profesorgeohistoria.wordpress.com/2011/09/05/lucia-figar-explica-la-privatizacion-de-la-educacion-publica-de-madrid/

–          ¿Por qué Figar siendo Consejera también de Empleo parece no tener responsabilidad alguna en el medio millón de parados madrileños?  ¿Puede ser normal que Figar en Empleo no haya hecho otra cosa que cortar de raíz las políticas activas de empleo?

–          ¿Despedir tres mil interinos –o no contratarlos en la neolengua del PP- puede considerarse normal cuando son puestos de trabajo necesarios?  ¿Esas personas y sus familias no merecen otra consideración de la Consejera tras años de servicio?  Algunos empezando por Figar deberían repasar la figura del profesor funcionario interino porque desde luego le han dado mucho a esta sociedad como se explica en este artículo:  http://madrilonia.org/2011/11/contra-los-interinos-de-la-educacion-publica/#comment-5470

–          ¿Siendo los trabajadores los que más impuestos –directos e indirectos- aportan porque se deja a sus hijos sin desdobles, bibliotecas, guardias y, por ejemplo, en EOI y FP, sin ni siquiera poder matricularse.  ¿Por qué nuestros impuestos no nos devuelven servicios públicos básicos?  ¿Puede permitirse un país occidental y europeo recortar en educación de cara a cualificar trabajadores y formar ciudadanos?  ¿Puede ser esta la forma de cambiar el sistema productivo en España?

–          Tras la FAPA Ginerde los Ríos, más de 600 profes denuncian a Figar (http://www.abc.es/agencias/noticia.asp?noticia=951751).  ¿Es normal que se denuncie a una consejera por insultos y difamaciones?  ¿Por qué Figar no da explicaciones de su gestión?

–          ¿Por qué se traspasa el dinero público a la Escuela Concertada–mejor subvencionada- y se hace en nombre del liberalismo?  ¿Por qué los demás países europeos no tienen Concertada?  ¿Por qué no reconocer las lacras de la Concertada y decírselo claramente a la sociedad que la mantiene?  ¿Por qué crear un cuerpo de profesores funcionarios –pagados con dinero público- en la Concertada sin oposiciones ni pruebas de aptitud?

Y así podría seguir durante horas porque el conflicto da para ello pero no está en mi ánimo aburrir al lector.  Personalmente, tras seguir el conflicto estos cinco meses en mi blog (https://profesorgeohistoria.wordpress.com), no entiendo como Figar o Delibes no han presentado su dimisión porque en ningún país occidental se permiten estos abusos.  No entiendo que nos gobiernen indigentes mentales y que la sociedad permanezca adormecida cuando el neoliberalismo y la vía de la deflación les roban sus impuestos y sus derechos.  No son recortes sino despidos y privatizaciones y, así, suponen un robo a la sociedad con la excusa de la crisis y eso no lo podemos permitir porque se está cortando de raíz el futuro de nuestro país.

Profesorgeohistoria

Categorías:Movilizaciones

Siniestros planes para la Educación Pública Asamblea Temática Barrio del Pilar 15M

 

Lectura recomendada: Más allá de la economía

http://www.elpais.com/articulo/opinion/alla/economia/elpepiopi/20111204elpepiopi_4/Tes

Ya sé que más allá de la economía no hay vida, que estamos todos asustados, con escasa capacidad de respuesta; que el paro, los recortes y los mercados nos están fastidiando el presente y robando el futuro. Los políticos, salvo Angela Merkel, claro, que parece que vive en otro mundo, asisten impotentes y desorientados, aunque no les importa limpiar los desperfectos dejados por los bancos con miles de millones pagados por los contribuyentes. Dicen que lo primero que ha hecho Mariano Rajoy, tras ganar las elecciones, ha sido hablar con los banqueros. Está todo tan mal y hay tanta desgracia alrededor, que no sé si hago bien en desviar la atención, en alejarme de la calamidad y sacar a relucir cosas tan insignificantes en las que ni siquiera debería pensar.

Por ejemplo, de corrupción y sobornos, de pagos indebidos con fondos públicos. De eso estuvo hecha durante mucho tiempo la política en España y ahí seguimos. Y aunque el culto al dinero sucio y a quienes lo poseen ya no crece como antaño, la persistencia de la corrupción es uno de los mayores indicadores del mal funcionamiento de la democracia: los ciudadanos no hacen nada contra ella y el voto en las elecciones no castiga a los corruptos, bajo el supuesto de que todos los partidos políticos están, o parecen estar, implicados en el mismo sistema de chanchullos. La transparencia y la responsabilidad política han quedado fuera del debate. La corrupción daña la democracia, aunque da lo mismo y quienes resisten se dan cuenta de que su voto resulta ineficaz, vano.

Porque la democracia no se consigue solo a través de elecciones, debe construirse desde dentro de la sociedad, en un proceso que requiere tiempo y educación, pero uno de los principios para valorar su calidad y fortaleza es el control popular sobre quienes toman decisiones y la igualdad política de quienes tienen que ejercer ese control. Con la representación que proporciona el sistema electoral que rige actualmente en España, los ciudadanos no son tratados igual y lo más preocupante es la nula disposición de los dos partidos mayoritarios que se suceden en el Gobierno para abrir el proceso político a esa necesaria reforma. No se trata solo de otorgar el mismo valor a todos los votos, sino de limitar el monopolio sobre las decisiones políticas que sale de ese injusto sistema de representación.

La crisis, los requerimientos electorales y el miedo a que la jerarquía eclesiástica católica y la derecha política-ultraderecha mediática mostraran su rechazo frontal, aparcó el proyecto de Ley de Libertad de Conciencia y Religiosa, que el Gobierno de Rodríguez Zapatero había prometido llevar al Parlamento, debatir y trasladar el debate a la sociedad. Si uno de los fines de la democracia es la igualdad de derechos de los ciudadanos, no parece una cuestión carente de significado reconocer los de las confesiones minoritarias, la neutralidad de los poderes públicos, la retirada de los símbolos religiosos de los lugares públicos y revisar los privilegios que en materia educativa y fiscal tiene la Iglesia católica. Eso es anticlericalismo y abrir frentes innecesarios, dirán algunos, pero la democracia se mide también por la capacidad del Estado para garantizar con leyes la igualdad de derechos políticos, económicos, sociales y civiles.

Cuando el ladrillo mandaba y éramos ricos, la reparación política, jurídica y moral de las víctimas de la violencia franquista generó el rechazo y el bloqueo de poderosos grupos bien a fincados en la judicatura, en la política y en los medios de comunicación. Eso de recordar ese pasado traumático para aprender, con exposiciones, museos y proyectos de investigación, promovidos por instituciones públicas, ya se ha acabado, que no hay dinero, y las familias que buscan y quieren recuperar a sus seres queridos, asesinados, escondidos debajo de la tierra, que esperen, que comprendan que no es el momento.

No sabemos todavía si de la crisis económica saldremos reforzados, como dicen algunos, con otro modelo de crecimiento, pero lo que parece claro es que en materia de derechos, representación, control popular y solidaridad con aquellos que fuera de nuestras fronteras luchan por la democracia, estamos atascados, sin respuesta ciudadana. Necesitamos que los políticos nos sirvan, no que sean nuestros amos, distantes e imposibles de controlar.

Cuando murió Franco, hace ya 36 años, España estaba en crisis profunda, sembrada de conflictos, de obstáculos desde arriba y movilizaciones desde abajo, con ilusiones y esperanzas para caminar hacia la libertad y la democracia, pero también con ambigüedades e incertidumbres. Sin guión escrito, ni camino fijado de antemano, construimos, en medio de graves problemas como la involución militar o el terrorismo, una democracia parlamentaria con un amplio catálogo de derechos y libertades. Para consolidar todo eso, y avanzar en vez de retroceder, necesitamos abrir un debate público sobre la participación ciudadana, la representatividad y transparencia de nuestras instituciones y la responsabilidad de los políticos. No debemos dar la espalda a esos temas, que son la garantía de un sociedad civil democrática y que crean ciudadanos activos y no sumisos al poder. Ni la economía ni el nuevo Gobierno nos van a ayudar.

Julián Casanova es catedrático de Historia Contemporánea en la Universidad de Zaragoza.

Categorías:Manifiestos