Archivo

Archive for 30 diciembre 2012

La obscena privatización de la sanidad madrileña

diciembre 30, 2012 2 comentarios

Ignacio_glez_el privatizador

 

Hasta el Confidencial lo reconoce, algo huele fatal en la privatización de la sanidad madrileña:

Hay que reconocerle a Javier Fernández-Lasquetty y Blanc, que así se llama el consejero de Sanidad de la Comunidad de Madrid, un arrojo político indudable. Nunca -desde que a los 16 años ingresó en las juventudes del Partido Popular- ha ocupado puestos relacionados con la sanidad pública o privada, pero ha sido capaz de impulsar la mayor reforma del sistema sanitario desde que en 1978 nació el viejo Insalud.

Lo sorprendente, sin embargo, no es su desconocimiento profesional de una realidad compleja -estudió Derecho y Ciencias Políticas y ha hecho carrera siempre dentro del PP ejerciendo de fontanero de sus jefes: Esperanza Aguirre y Aznar- sino que en sus intervenciones públicas suele establecer una especie de superioridad moral de lo privado frente a lo público a la hora de gestionar hospitales y centros de salud. Y eso que toda su vida profesional la ha hecho al calor de la cosa pública.

Lo relevante no es que lo piense Lasquetty -al fin y al cabo muchos ciudadanos tienen la misma opinión de manera legítima- sino que, en ningún momento, ha sido capaz de acreditarlo con cifras o con información basada en la experiencia internacional, lo cual es más preocupante. Este es, en realidad, el mayor problema de la reforma sanitaria: que ni los propios impulsores conocen sus consecuencias e hipotéticos beneficiosLo relevante no es que lo piense Lasquetty -al fin y al cabo muchos ciudadanos tienen la misma opinión de manera totalmente legítima- sino que, en ningún momento, ha sido capaz de acreditarlo con cifras o con información basada en la experiencia internacional, lo cual es más preocupante.

Este es, en realidad, el mayor problema de la reforma sanitaria aprobada en Madrid: que ni los propios impulsores conocen sus consecuencias e hipotéticos beneficios. Al contrario de lo que sucede en otras esferas de la economía, en el campo de la salud la eficiencia y la productividad no están relacionadas directamente con el hecho de que la gestión sea pública o privada, sino con factores mucho más complejos vinculados a parámetros exógenos.

EEUU, por ejemplo, es el país del mundo que más gasta (salvo Luxemburgo) en sanidad per cápita (7.960 dólares); pero es, al mismo tiempo, el más ineficiente. La sanidad norteamericana precisa más dinero para dar la misma calidad al no haber tejido una red asistencial capaz de aprovechar las economías de escala que se derivan de un modelo sanitario integrado. España, muy al contrario, ocupa el puesto número 19 (año 2009) en cuento a gasto sanitario total per cápita dentro de Europa (3.032 dólares) incluyendo fondos públicos y privados, pero existe una coincidencia general en que el sistema es globalmente muy satisfactorio. Incluso países como Suecia, que ahora se ponen como ejemplo, gastan más que España por cabeza pese a que la gestión de su sistema sanitario es mayoritariamente privada tras las reformas de los primeros años 90.

Los costes estructurales

¿Es mejor el sistema sueco que el español? La respuesta, como en la canción de Dylan, está flotando en el viento. Simplemente porque la realidad socio-económica y demográfica de ambos países es radicalmente distinta, toda vez que el gasto sanitario está influido mayoritariamente por dos variables: el número de enfermos crónicos (que en la mayor parte de los casos sufren distintas enfermedades de manera simultánea) y los avances tecnológicos, tanto en medicamentos como en equipamiento hospitalario. En el primer caso, y según algunos estudios, más del 70% del gasto sanitario se concentra en el 5% de la población con mayor necesidad de atención sanitaria, precisamente los enfermos de carácter crónico.

Sin duda que detrás de esta realidad se encuentran tanto el estilo de vida de cada país como los antecedentes económicos, sociales y culturales de la población atendida, cuyas circunstancias son muy distintas por razones históricas, por lo que no es posible establecer ninguna comparación homogénea. Es por eso que las investigaciones más recientes han encontrado la respuesta acudiendo a la gestión integrada de la atención sanitaria de los pacientes crónicos, incluyendo los servicios sociales y la dependencia.

Estos nuevos sistemas de gestión por supuesto que no tienen nada que ver con que la organización de la atención sanitaria sea pública o privada, sino con una nueva forma de aproximarse al problema. La otra clave, por el contrario, es aumentar la autonomía de gestión hospitalaria y la política de incentivos. Y ambas cosas, que ahorran costes, se pueden hacer hoy por hoy con la ley en la mano. De verdad alguien cree que un Gobierno que se ha subido impuestos, revolucionado a los funcionarios etc… no puede propiciar la autonomía de gestión de los hospitales y articular una política de incentivos.

¿Cuál es el problema? Que eso supone hacer política con mayúsculas, gestionar, aplicar el sentido común y brearse en el terreno de la administración de recursos, siempre escasos. Y eso es lo que no parecen querer en el PP de Madrid, complicarse la vida y actuar. Es mejor que lo hagan otros. Las empresas privadas que se quedarán con la gestión hospitalaria y los centros de salud. La política de incentivos se puede aplicar en ambos modelos, y eso, de hecho, es lo que se pretendía con la creación de fundaciones públicas, que intentó en su día Núñez Feijoo con Romay Beccaría de ministro.

El pago por resultados es una fórmula válida tanto en uno u otro sistema, pero siempre que el sistema de evaluación sea objetivo y transparente, algo que hoy por hoy nadie es capaz de garantizar en los sistema mixtos de titularidad pública y gestión privada; y menos en un país como España, donde los intereses del sector público y del privado se entremezclan de forma obscena. Ahí está el caso de las autopistas radiales de Madrid que han tenido que ser salvadas de la quiebra con dinero públicoLa experiencia privatizadora sueca, como han puesto de relieve numerosos estudios, ha revelado que la economía de la salud no pasa por construir un sistema basado en la competencia, sino en la cooperación, que es, precisamente, lo que pretende el Ministerio de Sanidad -con acierto- cuando habla de crear una gran central de compras integrada en el sistema nacional de salud.

El pago por resultados es, desde luego, una fórmula válida tanto en uno u otro sistema, pero siempre que el sistema de evaluación sea objetivo y transparente, algo que hoy por hoy nadie es capaz de garantizar en los sistema mixtos de titularidad pública y gestión privada; y menos en un país como España, donde los intereses del sector público y del privado se entremezclan de forma obscena. Ahí está el caso de las autopistas radiales de Madrid que han tenido que ser salvadas de la quiebra con dinero público. Y ahí está la inasumible y escandalosa rentabilidad asegurada por la Comunidad de Madrid a las empresas concesionarias de siete hospitales en la región: nada menos que un 11,22% anual garantizado por contrato, y sin pagar impuestos hasta pasados 17 años desde el inicio de la concesión. Muchas empresas querrían un chollo similar.

Un documento impagable

Existe, en este sentido, un documento impagable y esclarecedor que pone de relieve la estulticia de algunas políticas. Lo envió el 13 de abril de 2011 el anterior presidente de Seopan, David Taguas, al propio Lasquetty como representante de las empresas concesionarias. En el documento, aparte de quejarse de que el pliego de condiciones no cubre los gastos reales, las empresas concesionarias admiten que no hay forma de medir las intervenciones quirúrgicas. Y lo hacen en estos términos: “Transcurridos tres años desde la apertura de los 7 nuevos hospitales, no hay acuerdo ni en cómo medir o estimar las intervenciones quirúrgicas reales ni mucho menos en cómo medir o estimar las intervenciones quirúrgicas que el hospital no puede registrar de forma codificada y por tanto mostrar en estadística”. 

Todo un reconocimiento de parte que lleva aparejado una reclamación: la administración madrileña ha generado una deuda no reconocida de tres millones de euros al año porque a las concesionarias no les salen las cuentas. Algo parecido sucedió con el hospital de Alzira, que tuvo que renegociar el contrato de concesión con la Comunidad valenciana, como sostiene la sociedad española de salud pública. Con razón, el profesor Guillem Lopez Casanovas se preguntaba hace algún tiempo qué tipo de incentivos tenía un proveedor del servicio sanitario (el gestor privado) para darle información veraz a quien financia (el sector público) habida cuenta de que puede ir contra sus propios intereses en el momento de corregir las tarifas.

No es de extrañar, por lo tanto, que la Cámara de Cuentas de Madrid dijera en un informe que elaboró sobre la sanidad de la región que “una gran parte de los indicadores previstos para evaluar el grado de cumplimiento de los objetivos presupuestarios sólo representan la actividad que se prevé llevar a cabo, pero no sirven para medir el objetivo de mejorar la eficiencia de las actuaciones”. Pues bien, sobre la base de esta deficiente información es la que la Comunidad de Madrid ha procedido a privatizar buena parte de la gestión sanitaria.

Una inutilidad

Y es que ningún método de evaluación de resultados objetivo es capaz de medir realidades distintas, y, por lo tanto, trasladar un modelo u otro a un país es simplemente inútil. Como han puesto de manifiesto los profesores Mas, Cirera y Viñolas, del IESE, un reciente estudio de la OCDE elaboró un ránking de países estimando las muertes que se podrían haber evitado con una atención sanitaria eficiente. Y el resultado fue que el país con una menor mortalidad evitable era Francia, mientras que España ocupaba el puesto número 10 de 31. No está nada mal teniendo en cuenta que está a la cola del gasto sanitario per cápita.

Estamos, por lo tanto, ante una privatización de seis hospitales y 27 centros de salud que no se hace con criterios de eficiencia en el gasto, sino por razones estrictamente ideológicas, lo cual es todavía más irracional. Lasquetty, en este sentido, es un mero ejecutor al que el presidente Ignacio González despachará en cuanto pueda. Y no es que no existan bolsas de ineficiencia, que sin duda las hay, sino que se pretende tratar de forma homogénea a problemas distinto con soluciones no contrastadas por la realidad.

Sin duda que el brazo largo de la Faes de Aznar está detrás de este movimiento hacia ninguna parte que ha iniciado la sanidad madrileña. Pero lo que choca es que nadie en el Gobierno central (que ha recurrido al Constitucional el euro por receta) haya intentado frenarlo habida cuenta de que supone un paso más en la ruptura de la unidad de mercado en España. No parece razonable que cuando el propio Ejecutivo -con buen criterio- está ultimando una ley para garantizar la unidad de mercado, una comunidad privatice la gestión de buena parte de su red hospitalaria, lo que sin duda supone una distorsión en el conjunto del sistema. Como dijo Ignacio de Loyola, es mejor no hacer mudanza en tiempo de tribulación. Y menos cuando no la reforma no aparecía en el programa electoral.

La obscena privatización de la sanidad madrileña – ElConfidencial.com

__________________
Categorías:IMPRESCINDIBLES

BARÓMETRO DE METROSCOPIA valora muy positivamente a los colectivos (profesores de la pública) que ataca el PP

 

Después de ver como el PP insultaba sin piedad a los profesores de la educación pública es agradable ver que la sociedad sí nos valora justamente, lo mismo pasa con los jueces y médicos.  Parece que cada día la sociedad tiene más claro que está casta política inepta está expoliando España:

metroscopia

 

Del desamparo ciudadano por el desprestigio de las instituciones del Estado surge un proceso de búsqueda de contrapoderes que puedan frenar a quienes toman las decisiones más impopulares. Mientras el prestigio del Gobierno, los partidos y los políticos en general sigue cayendo, la justicia ha remontado en su valoración, según el estudio de Metroscopia para EL PAÍS sobre el grado de aprobación ciudadana de instituciones y grupos sociales.

Según los datos de la encuesta, de 37 instituciones o grupos sobre los que se pregunta, los últimos lugares son ocupados por políticos y por instituciones que tienen que ver con la actividad política. Solo compiten en rechazo con la banca, que al igual que ellos es vista como responsable directa de la crisis económica, que este año ha derivado en crisis política e institucional, por sus decisiones y por la gestión previa al derrumbe de la economía española.

Esos datos son totalmente compatibles con un desapego política que resulta evidente en todas las encuestas periódicas. O, al menos, con un rechazo hacia los dos grandes partidos y sus líderes, que monopolizan la mayor parte de la actividad política.

Científicos y médicos son los colectivos mejor valorados

El prestigio de la política sigue bajo mínimos y, en esa situación de pesimismo ante el sistema, los ciudadanos parecen buscar refugio en todo lo que pueda suponer contrapoder de quien decide los recortes o de quien representa la actividad. La justicia, en forma de Tribunal Constitucional, de Tribunal Supremo y de abogados, ha experimentado un repunte en su prestigio ciudadano desde el anterior estudio de Metroscopia, realizado el pasado junio.

La interpretación del dato tiene que ver con el hecho de que los ciudadanos ven ahora la justicia como la última opción para frenar medidas como la reforma laboral, las tasas, el euro por receta o la no revalorización de las pensiones, entre otras. Quien toma esas decisiones cuenta con mayoría absoluta sobrada, en un Parlamento en el que no puede haber consuelo; por eso la justicia es percibida como última esperanza por los españoles. Tampoco pueden encontrar respuesta en Europa, desde donde llegan, precisamente, las indicaciones para esas medidas duras e impopulares.

En coherencia con ese dato, el líder de la oposición, Alfredo Pérez Rubalcaba, vino a confesar el viernes que pone casi toda su apuesta de acción política en manos de los tribunales, como recursos contra la privatización de la gestión de la sanidad pública, por ejemplo. El equipo de juristas que anunció que constituirá en el PSOE vendría a sustituir a los órganos del partido que gestionan y hacen política.

La imagen de la policía sufre un notable descenso desde junio

Han sido los jueces y fiscales quienes, muchos meses después de que se agitaran movimientos ciudadanos antidesahucios, han puesto en marcha interpretaciones imaginativas de la ley para paliar los duros efectos de la crisis. El informe de un grupo de jueces, que el Consejo General del Poder Judicial evitó hacer suyo, provocó la reacción de los dos grandes partidos, aunque la reforma legal haya quedado finalmente descolorida. Con resultados diversos, es también el poder judicial el único instrumento contra la corrupción política, que escandaliza aún más en tiempos de crisis.

Las grandes decisiones y el futuro del Estado de bienestar quedan así en manos de los jueces. Y hasta el propio Gobierno, por distintos motivos, fía a los tribunales sus grandes batallas políticas, como la encaminada a frenar el reto soberanista de Artur Mas en Cataluña o la que lleva a controlar las economías de las comunidades para parar el déficit público.

En el contexto de la mejora de la imagen de las profesiones jurídicas figura también el enfrentamiento público de ellas con el Gobierno de Mariano Rajoy. Sin excepción ni diferencias en función de sus ideologías, todas las asociaciones están en pie de guerra contra el ministro del ramo, Alberto Ruiz-Gallardón. Obviamente, sus propuestas, que según él buscan modernizar la justicia, no pueden tener efecto aún en la mejora de esa imagen. Y no parece haber calado la acusación del ministro cuando dice que quienes protestan contra él lo hacen solo en defensa de su interés particular.

El sector judicial siempre ha sido mal valorado por los ciudadanos porque su presencia en los medios suele estar relacionada con decisiones controvertidas. Además, ha sido visto siempre con un evidente sesgo ideológico conservador. Ahora la noticia es la del citado contrapoder.

En la encuesta de junio, además, se acababa de producir el escándalo que terminó con la dimisión de Carlos Dívar como presidente del Tribunal Supremo y del Consejo General del Poder Judicial. Antes había alcanzado su apogeo el caso Garzón, que agitó la Administración de Justicia.

El listado del prestigio social lo siguen encabezando los grupos altruistas o protectores, como los científicos, los médicos y los profesores, entre otros. Todos ellos son, precisamente, los que más están sufriendo los efectos de los recortes y las políticas de privatizaciones.

En el caso de los médicos, son también protagonistas de las movilizaciones y protestas contra medidas del Gobierno. Según la encuesta, no les afecta negativamente esa posición crítica o la realización de huelgas que terminan por complicar la vida de los ciudadanos.

En el grupo de cabeza se mantienen las Fuerzas Armadas, casi como única institución del Estado que no sufren merma en su credibilidad. Su valoración da idea de que los ciudadanos las perciben dentro de las profesiones altruistas, que tienen más que ver con la cooperación internacional que con el uso de la fuerza o la imagen bélica o de poder que tuvieron hace muchos años.

Respecto a la encuesta del pasado mes de junio, el gran descenso en valoración lo sufre la policía. ¿Qué ha ocurrido desde entonces? Desde la fecha de realización del anterior estudio, ha habido controversia pública respecto a la actuación de la policía en manifestaciones o actos de protesta como los del 25-S y sus posteriores secuelas, y también se ha discutido su función en lo que respecta a la investigación de supuestos casos de corrupción.

En la anterior legislatura fue el PP, que estaba en la oposición, con el actual responsable de la policía Ignacio Cosidó como punta de lanza en el Congreso, el que criticaba y polemizaba sobre el uso político de las Fuerzas de Seguridad. El llamado caso Faisán daba munición entonces al PP. Ahora, en el Gobierno, este partido ha olvidado lo que consideraba un gran escándalo, pero sobre el actual Ejecutivo cae la sombra de sospecha del uso de aparatos policiales para realizar borradores de informes mezclando datos antiguos y otros nuevos que no están respaldados por una sola prueba. En ese ir y venir, el prestigio de la policía sale muy dolorido.

La monarquía, representada en el Rey y el Príncipe, experimenta una notable recuperación desde junio. Entonces su imagen se vio afectada sobre todo por la cacería del Monarca en Botsuana. Se ha producido una evidente campaña de recuperación de prestigio que se ve recompensada en esta encuesta.

El año más terrible para la Familia Real se cierra con una tendencia contraria a la del inicio. Queda aún la espada de Damocles del proceso judicial a Iñaki Urdangarín, que terminará por explotar durante este año.

En el ámbito socioeconómico, es significativo el ascenso del prestigio de las pequeñas y medianas empresas, como si fueran vistas ahora como la única vía de salida a la crisis.

http://politica.elpais.com/politica/2012/12/29/actualidad/1356811898_883671.html

 

Categorías:Movilizaciones

Las familias gastan 822 euros por alumno en los colegios públicos y 3.627 en los privados

diciembre 28, 2012 1 comentario

IMG_0085

 

La escuela privada sale cara y, la subvencionada (concertada) también:

http://www.huffingtonpost.es/2012/12/28/las-familias-gastan-822-e_n_2374530.html?ncid=edlinkusaolp00000003

Los hogares gastan en bienes y servicios relacionados con los estudios 13.142 millones de euros (1.319 euros por estudiante), según la encuesta del INE sobre el curso 2011/12, en la que se especifica que el gasto familiar anual por alumno en colegios públicos es de 822 euros frente a 3.627 euros en los privados.

La Encuesta sobre el Gasto de los Hogares en Educación del curso pasado, dada a conocer este viernes por el Instituto Nacional de Estadística, también señala que los hogares españoles invierten por alumno en las aulas privadas concertadas 1.549 euros.

Estos datos suponen que entre los cerca de 10 millones (9,96 millones) de alumnos en el curso 2011-12, el 42,7 % del gasto en enseñanza reglada lo efectuaron los estudiantes que cursaron sus estudios en aulas de titularidad pública, el 21,6% los que estudiaron en aulas privadas concertadas y el 35,7 % restante los que lo hicieron en aulas privadas sin concierto.

EL 13% A AULAS PRIVADAS

Del total de estudiantes, el 68,6 % acudió a aulas públicas, el 18,4% a aulas privadas concertadas y el 13,0% a aulas privadas no concertadas. La enseñanza universitaria, en la que no existe el concierto, es la que generó un mayor gasto por alumno, tanto en aulas públicas (1.339 euros por alumno), como en aulas privadas sin concierto (5.664 euros).

Y el 39,2% del gasto total de los hogares en educación se destinó a las clases lectivas, es decir, tanto a las clases docentes como a las tasas académicas y a las enseñanzas complementarias de carácter voluntario.

 

Categorías:IMPRESCINDIBLES

Hacia la unificación de plataformas de interinos en Madrid

 

Una buena iniciativa para unificar las diferentes plataformas de interinos:

http://consolidacionmadrid.blogspot.com.es/2012/12/reunion-en-el-cafe-galdos-26-de.html

 

Nace Madrid Educación Pública-PICAM

La nueva asociación pretende unificar los distintos colectivos de profesorado interino

Resumen de la reunión celebrada en el Café Galdós, el pasado 26 de diciembre

Finalmente fuimos más compañeros de los que esperábamos. Hemos valorado las posibles actuaciones a realizar. Las comunicaciones de reuniones y eventos los enviaremos por el correo Gmail:

adocentesdelapublica@gmail.com
(Si no estás en este correo envíanos un correo con tu nombre para remitir la comunicación).

En la reunión se han planteado diferentes iniciativas que puedan surgir , entre otra la petición urgente de una asamblea de interinos por parte de los sindicatos. También se ha valorado la iniciativa de denuniciar , para lo cual ,necesitamos todavía ser un grupo más numeroso en las reuniones. Por otra parte se ha valorado la idea de formarnos en asociación (muy importante si queremos denunciar como colectivo , además de las denuncias que se realicen desde los sindicatos) para realizar la denuncia y hacer más participativa a todos los compañeros.

Un grupo de compañeros hemos pedido iniciar con urgencia cualquier tipo de iniciativa que haga visible el problema de los interinos que está actualmente muy paralizado. Hemos quedado que vamos a seguir trabajando y unos cuantos compañeros se han sumado a trabajar desde ya.

Los compañeros que han estado, en comentarios a esta entrada os comentarán más detalles.

Gracias a todos.

Foro en Facebookhttp://www.facebook.com/groups/153872031424160/

Categorías:IMPRESCINDIBLES

Jugando al apalabrados mientras privatizan la sanidad madrileña

diciembre 27, 2012 2 comentarios

A veces una imagen vale por más de mil palabras:

http://ccaa.elpais.com/ccaa/2012/12/27/madrid/1356628408_587794.html

Apalabrados en la votación

Los diputados del PP Bartolomé González y María Isabel Redondo han sido pillados por los fotógrafos en plena partida de Apalabrados -un popular juego on line similar al Scrabble- durante la votación de la Ley de Acompañamiento que ha abierto las puertas a la privatización de la gestión de la Sanidad madrileña.

La imagen de los dos políticos distraids durante la aprobación de una ley de tal trascendencia ha generado una gran polémica en las redes sociales. González, exalcalde de Alcalá de Henares, ha sido el primero en pedir perdón por Twitter: “Mil perdones. No vale ninguna excusa”. “Lamento mucho lo sucedido. No hay excusa. Y por supuesto, no volverá a suceder. Lo siento”, se ha excusado después Redondo. Desde el grupo parlamentario popular indicaron que “se les va a pedir explicaciones al respecto”, sin aclarar si les sancionará o no.

Categorías:IMPRESCINDIBLES

Suecia se ‘arrepiente’ de haber privatizado su sistema sanitario

capioo

Interesante artículo:

http://www.elboletin.com/index.php?noticia=67196&name=internacional

Durante los últimos quince años Suecia ha estado gobernada por una coalición consistente en políticos liberales y conservadores. Como resultado, y entre otras cosas, parte de su sistema sanitario ha caído en manos privadas. Oficialmente no hay vuelta atrás, pero desde hace meses los responsables de la Hacienda pública están intentando aplicar una subida a los impuestos que por norma abona la industria, en un movimiento que parece destinado a compensar la facilidad con la que se otorgaron en su día hospitales y centros de salud.

El método que han decidido utilizar las autoridades suecas para lograr una mayor recaudación ha sido abrir investigaciones en torno a los fondos de inversión que poseen los grupos de gestión sanitaria privados, siempre con la intención de detectar posibles prácticas puestas en marcha en el pasado para evadir parte de la carga fiscal correspondiente. Estas investigaciones comenzaron a tener lugar en el 2007, y ahora están empezando a recoger algunos frutos.

El argumento principal que sostienen las autoridades es que los fondos de inversión privados que gestionan la sanidad privada en el país se lucran gracias a una industria que en realidad montó en su día el Estado para luego, bien asesorados, eludir una parte de las contribuciones que tendrían que presentar ante el fisco. Desde Capio, uno de los principales grupos gestores de sanidad privada de Europa -de origen sueco-, dicen que no es verdad que no se paguen impuestos.

Sin embargo, el argumento de los responsables de la Hacienda sueca no es que no paguen impuestos, tal y como afirman algunos eslóganes de tinte más bien populista. El argumento es que se pagan pocos para lo bien que marcha el negocio. Al parecer, y según informaba <em>Reuters</em> en un artículo publicado en noviembre, los gestores como Capio estarían abonando, en Suecia, un 30% de sus ganancias. El objetivo es que paguen lo máximo que permite la normativa en estos casos: un 55% de sus ingresos.

Ya se han dado los primeros resultados. Alegando que hubo incorrecciones cuando se presentaron  los libros de cuentas reflejando las ganancias reportadas por algunas operaciones, el fondo de inversión Nordic Capital, uno de los dueños de Capio, habría sido condenado a pagar una multa superior a los 77 millones de euros. El de Nordic Capital no es el único caso parecido.

De todos modos, y tal y como ilustra un reportaje publicado recientemente por el periódico británico <em>The Guardian</em>, lo cierto es que la Sanidad en Suecia no ha empeorado por culpa de haber sido privatizada. Buena parte de la población está en contra de haber tomado este camino por principios ideológicos (de los últimos 80 años, Suecia ha contado con líderes socialistas durante 65 años), aunque reconoce que los hospitales gestionados por manos privadas funcionan igual que los estatales y, últimamente, incluso mejor.

Categorías:IMPRESCINDIBLES

Gallardón remata a Montesquieu

diciembre 25, 2012 2 comentarios

cerditos

Antes sólo publicaba artículos educativos pero al final uno cae en la cuenta que educación, política y economía son un todo indisoluble.  En este caso, os traigo un artículo de hondo calado, adiós a la división de poderes:

http://www.libertaddigital.com/opinion/jose-garcia-dominguez/gallardon-remata-a-montesquieu-66864/

El ministro Gallardón, de Justicia, parece decidido eclipsar el aforismo célebre gracias al que un Pedro Pacheco, de Jerez, ganó larga fama nacional. Gallardón quiere que la justicia deje de ser un cachondeo y pase a convertirse en una dirección general a las órdenes directas del Gobierno. Una terminal administrativa sometida, como el resto de sus iguales, a la autoridad y tutela del Ejecutivo, a imagen de lo que sucede con Correos, Tráfico u Obras Públicas. Al fin alguien ha dado con la formula para evitar que la gobernanza de la Justicia contradiga el principio de la división de poderes: suprimir de un plumazo el principio de la división de poderes.

Primero el PSOE se aprestó a ejecutar sumariamente a Montesquieu. Y ahora el PP procede a darle el tiro de gracia. Cautiva y desarmada la judicatura, pues, la partitocracia ha alcanzado sus últimos objetivos. Montesquieu, esta vez sí, yace difunto para siempre. El CGPJ, genuino caballo de Troya ideado por los partidos con el fin único de desmantelar el tercer poder del Estado, ni siquiera mantendrá ya la ficción de independencia. Hasta Gallardón, al menos se respetaban las normas de la más elemental hipocresía. A partir de ahora, ni eso. Su impudor llega al extremo de que no pretende engañar a nadie. La arrogancia le impide incluso disimular.

Se trataba, nos dijeron hace treinta años, de suprimir el modelo judicial franquista. Benemérito afán al que apenas cabía presentar una objeción, a saber, que nunca existió tal modelo judicial franquista. La Justicia en España, igual bajo la dictadura que en la República o, antes, en la Restauración, vino rigiéndose por un único patrón liberal. A ese respecto, Franco se limitó a repetir el proceder de sus antecesores: presionar a los de las togas, si bien preservando su autonomía formal. Por algo, y desde la Constitución de Cádiz hasta la actual, imperó aquí el mismo sistema judicial. Un sistema, el liberal, que presentaba una muy notable ventaja frente al llamadodemocrático que lo ha sustituido. Y es que, a diferencia de éste, se sabía en qué consistía. Que del nuevo apenas consta un rasgo ontológico: la voluntad de arrasar la independencia de jueces y magistrados. Eso mismo que acaba de consumar Gallardón.

Categorías:IMPRESCINDIBLES