Inicio > IMPRESCINDIBLES > Alicia Delibes reconoce en un artículo las inmundicias de la Concertada-subvencionada

Alicia Delibes reconoce en un artículo las inmundicias de la Concertada-subvencionada

 

ages

Nada como reconocer que la Concertada-subvencionada segrega alumnado con el dinero de todos y más inmundicias, así lo hace Alicia Delibes:

http://www.libertaddigital.com/opinion/ideas/la-ensenanza-concertada-1223.html

Según datos que la Fundación Encuentro publicó el pasado 21 de marzo, en España el 70% de la enseñanza es pública, el 26 % concertada y sólo el 4% es privada. Este porcentaje de alumnos en la enseñanza pública varía de unas Comunidades Autónomas a otras. Mientras en Madrid o en Cataluña ronda el 58%, en el País Vasco está por debajo del 48% y en Andalucía es del 73% .

No es difícil constatar que la enseñanza concertada va ganando prestigio a medida que la pública lo va perdiendo. En los primeros años de la transición, la izquierda y, en general, la progresía española, movida en parte por el hecho de que la mayoría de los colegios concertados eran religiosos, optó por enviar a sus hijos a las escuelas e institutos públicos. Hace ya bastante tiempo que esa misma progresía escoge centros concertados gestionados por órdenes religiosas aunque eso suponga renunciar a sus deseos de igualitarismo y olvidarse de recelos anticlericales.

No se puede culpar solamente a la LOGSE del deterioro de la enseñanza pública. Cuando los socialistas llegaron al poder, los efectos de la pedagogía “progre” ya se estaba haciendo notar. Una mezcolanza de preceptos progresistas con demagogia antiautoritaria arrastraba nuestra enseñanza pública hacia un previsible fracaso. La LOGSE supuso una vuelta de tuerca más a esa corriente pedagógica que ya dominaba nuestro mundo educativo. 

Es ya costumbre en la izquierda acusar al Partido Popular de favorecer la enseñanza privada (concertada) frente a la pública, pero el hecho real es que fueron los gobiernos del PSOE quienes convirtieron el sistema concertado de enseñanza en la solución óptima para una gran parte de la sociedad y quienes devolvieron a los colegios religiosos un protagonismo social que desde los años del franquismo no habían tenido. 

Los problemas que se han creado con la implantación de la ley socialista son más difíciles de resolver allá donde más han arraigado los inflexibles preceptos pedagógicos de la progresía, es decir en la enseñanza pública. Por otra parte, al ampliar dos años la gratuidad de la enseñanza, se obligaba al Estado a que aumentara significativamente las ayudas económicas a los centros acogidos al régimen de conciertos. 

Son éstas dos razones suficientes para hacer de la enseñanza concertada la válvula de escape de una sistema que estaba ya a punto de explotar.

La Consejera de Educación de la Generalitat, Carme Laura Gil, levantó hace unos meses una fuerte polémica cuando anunció que aumentaría el número de centros concertados el próximo curso, sus cuentas, más que sus razones, eran de una lógica aplastante: el Estado gasta 600 000 pesetas al año por un niño en la enseñanza pública y sólo 300 000 si ese niño asiste a un colegio concertado.

El Departament d’Ensenyament catalán ha publicado ahora unos datos según los cuales el porcentaje de alumnos que no consigue el certificado de la ESO es del 34% en la publica y del 21% en los centros concertados. Así que no solamente supone un ayuda económica para el Estado sino que además todo parece indicar que la concertada obtiene mejores resultados académicos que la pública.

No les falta razón a quienes se quejan de que la enseñanza pública es la que carga con los casos difíciles, con la inmigración y con mayor número de discapacitados. La gran demanda de plazas que tiene la enseñanza concertada y la posibilidad de ofrecer actividades “extras” que convierten en no totalmente gratuita la escolaridad de los niños, son suficientes para permitir una cierta selección.

Pero no es solamente esta facilidad para elegir a los alumnos lo que garantiza unos mejores resultados, es innegable que la enseñanza concertada ofrece más control, más orden, más disciplina y, en general, un mejor funcionamiento.

En unas declaraciones, hechas recientemente a Diario 16, Pilar del Castillo ha dicho que el modelo de gestión de la escuela concertada permite resolver los problemas “de una manera más adecuada que la pública”. Si esto es así cabría preguntarse porqué no se buscan fórmulas que permitan gestionar los centros públicos de una forma más parecida a la de los colegios concertados.

 

Categorías:IMPRESCINDIBLES
  1. Dunsany
    agosto 13, 2013 en 4:47 pm

    Me remito al famoso artículo de hace unos años…
    http://agora.acampadatrs.net/sites/default/files/es_publica_la_escuela_publica….pdf

  2. fernando
    agosto 25, 2013 en 10:20 am

    Efectivamente estamos de acuerdo en que el camino para la degradación de la enseñanza pública lo emprendió el psoe con su invento de la concertada, donde efectivamente llevan a sus hijos muchos de sus políticos de renombre. Pero precisamente la LOGSE no influyó en absolutohabida cuenta que no llegó a materializarse ni en tiempo ni en forma en la rralidad docente

  1. No trackbacks yet.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: