Archivo

Archive for abril 8, 2014

El profesorado interino y la destrucción calculada de la Escuela Pública

javier10bbbb

De lo mejor que he leído últimamente:

http://ccaa.elpais.com/ccaa/2013/03/20/valencia/1363775983_832138.html

 

La enésima medida que ha adoptado la consejera de Educación de la Generalitat Valenciana para seguir deteriorando la imagen de la escuela pública le ha tocado esta vez al profesorado interino. Y lo ha hecho al mismo tiempo que su homóloga de la Comunidad de Madrid Lucía Figar.

Llevaban un tiempo diciendo que era fundamental reforzar la autoridad del profesorado y anunciando leyes que lo resolverían. Hubo profesores que se lo creyeron y pensaron que los problemas de convivencia en los centros se resuelven porque una ley diga que todos los alumnos serán muy obedientes con sus profesores.

Posteriormente, para justificar el incremento de horas lectivas, se acusó a los profesores de no ser solidarios con la situación económica del país, de trabajar muy poco y de tener un índice de absentismo laboral muy elevado. Es decir, los profesores son vagos y maleantes.

No contentos con esa forma de reforzar su autoridad ahora nos cuentan las barbaridades que ocurren en las oposiciones, lo poco que saben los candidatos y a continuación salen proponiendo que se cambie el orden de prelación de las listas de interinos. Es decir, además de vagos y maleantes los profesores interinos son ignorantes.

Así, de paso, se intenta trasladar a la opinión pública que las tasas del llamado fracaso escolar y del abandono escolar temprano son debidas a la mala preparación del profesorado, especialmente del profesorado interino. Supongo que, por el mismo razonamiento, deben pensar que el profesorado de la concertada es nefasto ya que tampoco ha superado una oposición.

Hace ahora un año, tanto la Comunidad Valenciana como la Comunidad de Madrid junto con la mayoría de las comunidades autónomas gobernadas por el PP se negaron a tramitar un decreto para regular un nuevo acceso a la función pública docente. Un decreto que pretendía establecer, como criterio fundamental de acceso, la superación de una fase práctica de dos años de duración desarrollada en los centros educativos. Una fase práctica en la que el profesorado de nuevo ingreso tuviera asignado un tutor experimentado, que tuviera sólo la mitad de la jornada lectiva para que en la otra mitad pudiera seguir completando su formación, asistiendo a clases de otros profesores y desarrollando otras tareas en el centro.

Considero que tenemos que seguir mejorando la formación inicial, que tenemos que mejorar el acceso a la función docente, tanto para impartir clase en un centro público como privado. Pero desde luego, no creo que la forma de hacerlo sea cambiar el orden de prelación en las listas de interinos de forma unilateral, rompiendo acuerdos firmados con los representantes del profesorado y organizando campañas de desprestigio del profesorado interino.

Lo que en estos momentos está mermando la calidad de la educación no es el orden de entrada de los interinos, sino el incremento del número de alumnos por aula, la reducción del número de profesores, la no cobertura de las bajas, la supresión de los programas de refuerzo, los recortes drásticos en las becas.

¿A qué viene ahora este interés repentino por favorecer la nota de la oposición frente a la experiencia docente? ¿Es casual que poco antes del proceso de matriculación se hayan lanzado las dos consejeras a esta campaña de desprestigio del profesorado interino de la educación pública? ¿por qué no exigen también que el profesorado de la privada concertada haya aprobado el examen de la oposición para ser contratado?

Si quieren que hablemos en serio de una nueva forma de acceso, lo que tienen que hacer es cumplir primero con sus obligaciones. Dejen ya de aplicar recortes generalizados en la educación pública que van a provocar daños irreparables a varias promociones de alumnos, dejen ya de organizar campañas de desprestigio del profesorado y a partir de ahí podemos empezar a hablar de cómo seguir mejorando la formación inicial y permanente y la forma de acceso a la función docente.

Miguel Soler es vicesecretario de Educación, Formación e Integración Social del PSPV-PSOE

Categorías:Uncategorized

El gulag de Lucía Figar

publica

Algunos ya lo sabíamos pero ahora lo constatamos a través de El Diario y CCOO.  Según CCOO hay más de 500 expedientes abiertos a profesores y directores por mostrarse críticos con la política educativa de Figar:

http://www.eldiario.es/sociedad/marea_verde-camiseta-juicio-profesora-camiseta_verde-educacion_0_247075659.html

 

Una victoria real, pero también con un peso simbólico muy importante. El Tribunal Contencioso-Administrativo ha dado la razón a la primera profesora madrileña sancionada por llevar la camiseta verde en una prueba de 6º de Primaria. Un tanto para la Marea Verde y un impulso para seguir defiendo la educación pública. Así ha sido recibida esta sentencia de la Sala Quinta del tribunal, que rechaza la idea de que llevar la camiseta verde no es una “desconsideración a la comunidad educativa”, tal y como argumentó la Consejería de Educación para ponerle un apercibimiento (falta leve) a esta profesora. Ahora la Comunidad de Madrid tendrá que retirar la sanción porque el juez ha estipulado que no cabe recurso.

“Estoy muy contenta y la verdad es que es un alivio. Si para ellos este juicio era ejemplarizante, así debemos tomar esta sentencia. Que la gente que sepa que no hay que conformarse y hay que luchar”, cuenta la profesora, que desde el primer día no ha querido dar su nombre al entender que este litigio no era un caso personal. Era un pulso a la Marea Verde. “Siempre he dicho que la sanción no se me ponía de forma particular por lo que había hecho. Me tocó a mí, pero detrás había mucho más. Estábamos empezando a molestarles”, explica.

Todo comenzó el 10 de mayo de 2011. Las camisetas verdes aún se veían poco. De hecho, este episodio sería el revulsivo para que empezara a extenderse y convertirse en lo que hoy ya es todo un icono de la defensa de la educación pública. Ese día, esta docente del IES Arcipresete de Hita de Vallecas (Madrid) acudió al colegio concertado Liceo Cónsul, del mismo barrio madrileño, a hacer una prueba de Conocimiento y Destrezas Indispensables (CDI) a los alumnos de 6º de Primaria con su camiseta verde con el lema “Escuela Pública de tod@s para tod@s”. No hubo problemas, hasta que se encontró 20 días después con un apercibimiento firmado por el entonces director del área territorial Madrid-Capital, Bonifacio Alcañiz.

Antes el inspector del centro revistió de una supuesta informalidad una charla con la profesora en la que le pedía explicaciones por su conducta, tras recibir las quejas de la dirección del centro donde se hizo la prueba. Fue esta conversación la que realmente fue utilizada para imponerle la sanción. La profesora, ante el apercibimiento, elevó un recurso a la Consejería de Educación, que fue desestimado, y decidió llevar a la Comunidad de Madrid a los tribunales para exigirle que retirara la sanción por improcedente. Esto fue a principios de marzo y el desenlace llegó hace unos días, cuando la justicia le ha dado la razón.

 

La sentencia determina que el procedimiento se hizo de manera incorrecta por parte del inspector. “Dice que ha habido un error a la hora de hacer el expediente porque el inspector no lo hizo como debía. Me dijo que era una conversación informal cuando en realidad estaba haciendo un trámite de audiencia sin informarme, porque te lo tienen que decir. Fue una encerrona absoluta porque la sanción sale de esa conversación. Me sentí muy traicionada por el inspector. Y eso es lo que el juez ha manifestado. No ha entrado a valorar ni las camisetas ni el mensaje”, asegura la profesora.

Desde la Consejería de Educación recalcan que “no han sancionado  nunca a ningún docente por llevar una camiseta verde” y que el fallo del tribunal se basa en ese defecto de forma. “La inspección hizo una valoración de los hechos y un informe proponiendo una falta leve basándose en el artículo 8.C del Reglamento de Régimen disciplinario de los Funcionarios de la Administración del Estado: “La incorrección con el público, compañeros o subordinados”, por la que la docente recibió un apercibimiento. Y añaden que esto es “una sanción inferior dentro del Estatuto Básico del Empleado Público” ya que “no tiene ni una sola consecuencia desde el punto de vista profesional, laboral o salarial”.

Más de 500 expedientes

“La sentencia es muy positiva por el valor simbólico que tiene. Es una victoria de la Marea Verde sobre la Consejería de Educación porque el símbolo de nuestra movilización es esa camiseta, que se ha querido criminalizar y estigmatizar”, señala Isabel Galvín, secretaria general de la Federación de Enseñaza de CCOO Madrid. “Pero además es muy positivo por los otros expedientes que hay abiertos. Se reconoce nuestro derecho a la libertad de expresión y que no hay manera de callarnos. Esta victoria supone un principio de seguridad jurídico y nos da ánimo para seguir resistiendo, porque han querido imponer un clima del miedo”.

En concreto, explica, tienen constancia de más de 500 casos abiertos contra profesores, alumnos y equipos directivos por manifestar su oposición a la política educativa regional, ya sea por ser especialmente activos, manifestar su rechazo en los medios de comunicación –”ya hay algún juicio ganado en este sentido”, matiza– o por llevar la camiseta verde. De hecho, si el de esta profesora a la que le acaba de dar la razón la justicia fue el primer caso, el último episodio en el mismo sentido tuvo lugar el mes pasado. Un alumno de 40 años de un centro de FP de Madrid ha sido sancionado por llevar la camiseta verde en una visita de la consejera Lucía Figar. “Ahora mismo se está elaborando un recurso, porque la inspección le ha expulsado unos días del centro”, afirma Galvín. 

Categorías:IMPRESCINDIBLES