Inicio > IMPRESCINDIBLES, Uncategorized > Los recortes en el gasto público en educación durante la crisis le salen muy caros a las familias

Los recortes en el gasto público en educación durante la crisis le salen muy caros a las familias

marioneta_rajao

Excelente artículo que explica el impacto de los recortes en las familias.  Gracias a la LOMCE en España sólo van a estudiar los que tengan familias pudientes:

http://www.20minutos.es/noticia/2700139/0/gasto/educacion/familias/

Si suben las tasas, bajan las becas (de libros, comedor o transportes) y, fundamentalmente, si se recorta en inversión pública en la gestión de centros educativos, las familias se rascan el bolsillo como pueden para apoyar la educación de sus hijos. Entre los años 2008 y 2014, la partida de presupuestos de los hogares españoles que más subió fue la dedicada a enseñanza. Aunque sigue siendo la menos abultada ha pasado de 295 a 369 euros al año, es decir que se ha incrementado en un 25,1%. En ese tiempo, los españoles se apretaron el cinturón en casi todo lo demás (alimentos, vestido, salud, transportes, ocio), según la encuesta de presupuestos familiares del INE. Mientras tanto, las administraciones autonómicas sacaron las tijeras para recortar, entre 2010 y 2015, un 11,5% de media los presupuestos en el ámbito educativo, según un informe de la Federación de Enseñanza de UGT. “El compromiso de la sociedad con la educación es fuerte, porque en el momento en el que las administraciones realizan ajustes, las familias, que también lo están pasando mal, realizan un esfuerzo complementario”, describe Francisco Pérez, director del estudio ‘Las cuentas de la educación’ (PDF), de la Fundación BBVA y el IVIE, que radiografía la evolución del gasto público y privado en educación entre los años 2000 y 2013. Su conclusión fue que “los hogares en la crisis mantuvieron un gasto creciente y continuo para compensar la caída del gasto público” en educación. El informe especifica que familias han incrementado en términos reales un 33% su gasto en la enseñanza desde el año 2000, siendo la partida principal las cuotas o tasas de instituciones educativas privadas o concertadas, a las que siguen otros conceptos complementarios, como libros, uniformes, comedor, transporte, extraescolares y material escolar. “Las familias han aumentado su esfuerzo de gasto en educación durante los años de la crisis”, resume Francisco Pérez, responsable del citado informe. El porcentaje del PIB dedicado a educación por las familias en España es el 0,5%, mientras la media europea es el 0,3%. Sin embargo, el porcentaje dedicado por el sector público la misma partida es “claramente inferior” al de la UE: 3,8% frente a un 4,6%. Los hogares en la crisis mantuvieron un gasto creciente y continuo para compensar la caída del gasto público Las cuentas del informe del IVIE revelan que si en el año 2000 las familias invirtieron 7.072 millones de euros en cuotas, matrículas o tasas, en el año 2013 (último disponible) fueron ya 12.766 millones. En libros y material escolar se ha saltado desde primeros de siglo de 1.226 millones a 2.445. El gasto en comedores ha subido de 1.275 a 2.061 millones. Sin embargo, no todos los hogares han podido hacer frente de igual manera a los gastos sobrevenidos por los recortes en educación, produciéndose un crecimiento de la brecha de desigualdad entre las familias con más ingresos y las que tienen un peor entorno socio-económico. El nivel de ingresos y la formación de los padres son los dos rasgos que más influyen en cómo de abultado es el gasto educativo dentro del presupuesto de un hogar (gráfico).

El gasto por estudiante depende principalmente del centro educativo en el que estudian los alumnos. El gasto de un alumno en un colegio concertado dobla al de uno público, mientras que el de un colegio privado hasta lo cuadruplica. La OCU realizó un estudio sobre la media de gastos medios por alumno y curso (2013) para descubrir que era de 1.268 euros en el caso de la educación pública, de 2.386 en la concertada y hasta 5.232 en la privada. Francisco Pérez recuerda que las familias de más ingresos pueden gastar más, pero es que además priorizan este gasto sobre el resto de desembolsos y son “las que más esfuerzo han hecho en educación durante los años de la crisis”. Por ello, para Pérez “la igualdad de oportunidades depende todo de las coberturas del sector público y el retroceso (de la inversión) no es una buena noticia”. Su estudio defiende que ya no sirve “el café para todos” y que la administración debería reforzar la inversión pública sobre todo en los estudios de primaria en entornos económicos menos favorables para cerrar la brecha. La educación pública y obligatoria en absoluto es gratuita, es cara El presidente de la Confederación Estatal de la Enseñanza Pública (CEAPA), Jesús Salido, corrobora que el gasto de las familias se ha incrementado “exponencialmente” y explica que eso se debe a que “la educación pública y obligatoria en absoluto es gratuita, es cara”. Salido que cree el hecho de que hayan desaparecido de los presupuestos las ayudas y las becas ha obligado a las familias a aportar la diferencia, un gasto que se ha agravado con la entrada en vigor de la LOMCE, que exigió el cambio de manuales de texto y dejó obsoletos los bancos de libros que se habían creado en años recientes. Recuerda Salido que la administración también ha recortado rutas escolares y ha eliminado la gratuidad de los comedores. Salido tampoco defiende la política de becas “en la que las familias tienen que demostrar que lo necesita en base a una renta del año pasado con ingresos de hace dos, una situación que no refleja su estado actual” y reclama que “la administración, con los ingresos de los impuestos, garantice que todo el mundo se escolariza en igualdad de condiciones”. María del Carmen Morillas, presidenta del AMPA José María de Pereda (Leganés) y madre de cuatro hijas: “Gastamos mil euros solo en libros, es una locura” Tiene cuatro hijas en edad escolar que van a centros públicos madrileños. Uno de los mayores desembolsos educativos en su presupuesto familiar son los libros de texto. “Son carísimos y cuanto más mayores se hacen las niñas más caros salen”, explica María del Carmen Morillas, que además de madre de familia numerosa es presidenta de un AMPA.  “Desde que se quitaron las ayudas, hace unos cuatro o cinco cursos, las familias dependemos de que los ayuntamientos quieran ofrecer becas. Luego optar, y que te toque. En Leganés hay muchas familias que  se quedan fuera. Además no completa nunca el gasto total. Por ejemplo en la etapa de infantil, que los materiales son fungibles, se dan ayudas de 50 euros y los libros cuestan tres veces más”, explica. La llegada de la LOMCE ha obligado a cambiar los libros d Primaria. La hija que cursa quinto este año ha podido aprovechar los de segunda mano “pero gastamos una media de 1.000 euros solo en libros de texto, que luego está el material escolar, libros de lectura. Una locura”. Sobre la posibilidad de que sus hijas se queden en el comedor, la familia ni se lo plantea. La mayor estuvo becada un tiempo, pero ahora ya no y con un solo sueldo en casa, de su marido que es autónomo, las cuentas no salen si las cuatro hijas se quedaran a comedor escolar: unos 400 euros al mes, serían. Como presidenta del AMPA, lamenta la situación no propia sino de otros aun más desfavorecidos. “Cada vez hay cada vez menos niños becados, pero es que hasta estos tienen que pagar un mínimo de un euro y medio por comida y eso una familia que vive de la renta de inserción no puede asumirlo”, dice. El presupuesto educativo se completa con otros 100 euros de extraescolares y unos 200 en la terapia privada que necesita una de las menores. Demasiado esfuerzo, cree esta mujer. “La educación no está siendo gratuita en España. Sí, te ofrecen una plaza escolar donde la haya, pero la escolaridad la pagas, que si los libros, el material, e.t.c.”. Con la crisis, ella ha visto como muchos niños no iban a las excursiones porque son un gasto complementario. “Si una familia no puede pagar que su hijo vaya al Museo del Prado, se queda sin la experiencia y eso es algo que no se puede permitir”. En Leganés cuenta que han organizado “una comisión ciudadana” para ayudar a los casos más necesitados, después de ver “a crías hacer cola para desapuntarse de la universidad porque sus familias no pueden hacer frente a la matrícula” y “a un chico de bachillerato, buen alumno y que trabaja, no poder comprarse los libros carísimos”. Así se buscan “las mañas” para echar una mano, “pero tú llegas a un tope de gente con la solidaridad, debería de ser el Estado el que apostara por su educación”.

Ver más en: http://www.20minutos.es/noticia/2700139/0/gasto/educacion/familias/#xtor=AD-15&xts=467263

  1. Aún no hay comentarios.
  1. No trackbacks yet.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: